EN VIVO DEPORTES



Morata celebrando junto al resto de jugadores colchoneros la victoria del equipo español. Foto cortesía: @Atleti

Los goles asientan a Morata en el Atlético

07/08/2022 | 02:21 pm


CARACAS.- Álvaro Morata, delantero español del Atlético de Madrid, fue el protagonista de la jornada por el equipo colchonero en el compromiso amistoso que le ganó 0-4 el conjunto español a la Juventus, oncena que lo tiene en el radar de las incorporaciones y que lo conoce muy bien por sus anteriores etapas con la Vecchia Signora.

El Atlético está listo para el debut de LaLiga la próxima semana. Su duelo en el Centro Deportivo Continassa de Turín, a donde se trasladó el partido por las dudas de seguridad que generaba el encuentro en Tel Aviv debido a la escalada de violencia en la zona, reafirmó a un equipo que comenzó su preparación hace menos de un mes, que entró en juego hace una semana y media y se siente fuerte, rotundo y preparado para competir por todo.

El conjunto rojiblanco ya no se conforma sólo con entrar en la Liga de Campeones en cada uno de los últimos diez años, aunque es uno de los objetivos cada año. La escuadra del Cholo quiere competir por el título e intentarán ganar todo lo que puedan. Son ocho títulos los que tiene en la vitrina el equipo con la era Simeone, quien diseñó un bloque para conseguirlo.

Morata está en plena reivindicación. Tiene muchísimo que decir en este Atlético, si finalmente se mantiene en él. Su pretemporada no admite dudas. Anotador el pasado jueves en el Trofeo Ramón de Carranza ante el Cádiz, pero también notable en todos y cada uno de los aspectos del juego que se le exigen a un delantero.

El goleador de la selección española remarcó sus cualidades en la puesta en escena contra la Juventus, el equipo que lo pretende y al que batió a los 10 minutos con un movimiento muy propio de su perfil.

Su desmarque perfecto entre los centrales, beneficiado por el desajuste de Danilo en el lateral derecho, fue la invitación que necesitaba Joao Félix para entregarle el pase que promovió el 0-1, transformado de primeras, con la izquierda, con una buena definición de Morata. El gol surgió de un contragolpe y una conducción elegante del portugués, un futbolista cuyo momento actual insiste en que puede ser lo que quiera.

Una recompensa para el Atlético, que se siente bien, competitivo, preciso, desbordante, incisivo y contundente en el área, el factor más concluyente e incontestable del fútbol para Simeone. Lo fue el equipo rojiblanco contra el Numancia (0-4), contra el Manchester United (0-1), contra el Cádiz (1-4) y este domingo contra la Juve. El resultado son cuatro victorias, trece goles a favor y uno solo en contra.

Su ritmo ya aparentó el de la competición, como cualquiera de sus individualidades como la de Joao Félix, Morata, Koke al mando en el medio campo, Marcos Llorente, Lemar, Saúl, Savic, Reinildo, Molina, Witsel de nuevo como central y protagonista de otra ocasión a balón parado aún con 0-0 en el marcador.

Ya con 0-1, Koke conectó una volea preciosa que no fue gol por la estirada también magnífica de Szczesny y Joao Félix falló un penalti, parado de forma meritoria por el guardameta antes del descanso.

La acción que originó la pena máxima, igual que otras tantas que desarrolló en el primer tiempo, confirmó el punto en el que está y mejor se mueve el Atlético; en el robo de balón, la salida rápida al ataque, las combinaciones veloces y la verticalidad que reclama Simeone en cada ataque, como la que personificó de nuevo Morata, que superó en la pugna cuerpo a cuerpo a Bonucci en el medio campo, corrió, condujo el balón y se plantó en el área contraria, donde quebró a Bremer con la izquierda y remató el 0-2 en el minuto 42.

No tuvo ni una sola ocasión Vlahovic, apenas se vio a Di María, en ningún momento amenazó la Juventus la portería de Ivo Grbic, el sustituido de Oblak, hasta el minuto 56, cuando Miretti lo probó con un disparo raso.

El conjunto italiano elevó la intensidad y su manejo de la posesión, cuando el Atlético se enfrentó a otro duelo que también ganó, porque no sólo no recibió ningún daño en su portería, sino que además agrandó su ventaja en una falta lanzada por Lemar que no alcanzó a peinar con la cabeza Morata (al menos, él gesticuló que no la había tocado), y terminó en el 0-3. Aún pudo marcar Carrasco el 0-4, que lo logró Cunha al final.

EFE