EN VIVO DEPORTES



Antonio Conte, técnico del Tottenham, y Thomas Tuchel, técnico del Chelsea, enfrentándose durante el Clásico de Londres. Foto: cortesía

Goles, peleas y empate final en el Derby de Londres

14/08/2022 | 01:57 pm


CARACAS.- El Chelsea desaprovechó su mejor fútbol y empató 2-2 ante el Tottenham en un derby volcánico que empató Harry Kane en el minuto 96 y que terminó con los técnicos Thomas Tuchel y Antonio Conte a un paso de llegar a las manos tras la conclusión del duelo.

Sin duda, el Tottenham fue el ganador moral. Siempre por detrás en el marcador, a rebufo de la buena propuesta del Chelsea, convirtió su calvario en una supervivencia que parecía imposible. A lo largo de los noventa minutos, pasó de todo. Y casi con más protagonismo en los banquillos que sobre el césped con Tuchel y Conte hiperactivos.

Para empezar, el Chelsea hizo lo que debía. Cambió su imagen. Dejó atrás la versión avinagrada de su estreno frente al Everton del que salió airoso con una victoria por la mínima con un tanto de penalti de Jorginho. Tenía que cambiar. No podía volver a jugar con fuego y menos ante uno de los clubes del ‘Big Six’. El Tottenham, que arrasó al Southampton (4-1) en la primera jornada, no era un equipo cualquiera.

Mientras que Conte apostó por el mismo once (lo que funciona no se toca), Tuchel cambió de laterales. Sacrificó a Azpilicueta, trasladó a James al centro de la defensa, mandó al banquillo a Chilwell y entraron Loftus-Cheek y Cucurella.

Estos dos últimos le aportaron más precisión y velocidad. Y, arriba, sin Werner (vendido al Leipzig) y sin Lukaku (en el Inter), aunque el Chelsea no tiene un nueve puro, suplió esa carencia con los movimientos de Sterling y Havertz.

Además, Kanté, imperial, completó una formación brillante que dejó sin argumentos al Tottenham en la primera parte. Salvo los cinco primeros minutos en los que alguna imprecisión de Jorginho le generó un par de sustos al local y un mano a mano de Sessegnon que fue anulado por fuera de juego.

Y es que el Chelsea fue una apisonadora. Su fútbol eléctrico, vertiginoso, vertical, acosador y efectivo comenzó a generar ocasiones que acabaron con el premio que facturó Koulibaly después de un remate previo de Havertz que salvó Lloris con un despeje milagroso al córner.

Lo sacó Cucurella. Un centro perfecto. Justo a la bota del central que en un segundo hizo que la marcha de Rüdiger al Real Madrid quedara en el olvido. Con una volea exquisita le reventó la meta de Lloris y el Chelsea rubricó su dominio con un auténtico golazo.

El Tottenham, noqueado, tenía 45 minutos por delante para reaccionar. Tras el paso por los vestuarios, pudo hacerlo a la primera con una ocasión de Son, pero Mendy apareció para frenar el intento del equipo de Conte. Después, fue Kane quien falló inexplicablemente un mano a mano ante el portero senegalés.

Por el camino, el Chelsea dejó atrás su absoluto y total dominio. La entrada de Richarlison equilibró el duelo, aunque Sterling pudo sentenciar con un disparo que se marchó por encima del larguero. Perdonó y apareció Hojbjerg para igualar el marcador con un disparo largo desde fuera del área aprovechando un error de Jorginho en una entrega.

Entonces, Conte y Tuchel, se encararon. Como en las mejores épocas de Mourinho y Wenger. El alemán reclamó una falta previa de Bentancur sobre Havertz que no concedió el árbitro Anthony Taylor, instantes antes del empate, y el técnico local respondió a la celebración ‘face to face’ de Conte gritándole en la cara.

La refriega se saldó con una tarjeta para cada uno y, sobre el césped, no terminó la pelea. El Chelsea, con 15 minutos por delante, volvió a ir por la victoria. James, reubicado en la banda derecha por la entrada de Azpilipueta, reclamó su protagonismo.

Primero, con un centro magnífico que no aprovechó Havertz. Y, al final, con el segundo gol del Chelsea que Stamford Bridge celebró con una explosión de felicidad acompañada con una carrera de Tuchel que hubiese firmado Usain Bolt.

Sin embargo, la cabeza de Kane apareció en el minuto 96 para hacer el empate que provocó otro enfrentamiento de los dos entrenadores tras el pitido final. Por muy poco, Conte y Tuchel no llegaron a las manos. «Mírame a los ojos», se le escuchó decir al técnico alemán. Ese, fue el gran epílogo de un derby épico que se recordará durante mucho tiempo. Dentro de unos meses, Tottenham, y Chelsea volverán a verse las caras. También Tuchel y Conte.

EFE