EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Parlamento europeo con las banderas de Ucrania/ EFE

Ucrania defiende su identidad frente a Rusia el día de su traje tradicional

19/05/2022 | 10:41 am


KIEV.- El Día de la «Vyshyvanka», la camisa bordada tradicional de Ucrania, tuvo este jueves un significado especial en ciudades del país como Leópolis, para reafirmar la identidad ucraniana ante la invasión de Rusia.

«Debemos mantener nuestra identidad, especialmente con la guerra, para permanecer como ucranianos frente a los rusos», aseguró a Efe Anastasia Novokahatko, de 32 años, que junto a su amiga Victoria y dos niñas de 4 y 6 años, Aliya y Zlata, paseaba por un mercado del centro de la ciudad.

Las cuatro lucían sus camisas bordadas, en diferentes colores y con distintos adornos, mientras recorrían el mercado en el que en este día abundaban los puestos de venta de la «Vyshyvanka».

UNA SEÑA DE IDENTIDAD

Para esta vecina de Leópolis este año, con el país en guerra, es especialmente importante que los niños vean «lo que nos define como ucranianos, como nuestras ropas tradicionales, que lo aprendan desde la escuela».

Los puestos de venta están cerca del Teatro de la Ópera y Ballet, uno de los monumentos representativos de esta ciudad y cuya parte antigua está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

«La gente se ha vuelto más patriota, trata de olvidar toda la influencia rusa en el pasado, trata de mantener nuestras tradiciones», manifestó a Efe uno de los vendedores, Petro Vasylyk.

Este hombre de 42 años no es habitual entre los comerciantes de esta pequeña plaza ajardinada, a cuyo costado está el Museo Nacional Andrey Sheptytsky, porque su intención no es tanto vender las camisas que expone, sino más bien «mostrarlas, que la gente se interese» por esta prenda tradicional.

Y eso que atesora algunas con más de cien años, que pueden costar el equivalente a casi setecientos dólares, pero en su ánimo está más el que sus vecinos vean detalles, como que todas están hechas a mano, por lo que cada una es distinta.

«Antes cada mujer en su casa hacía la suya», recordó mientras señalaba algunas de las más antiguas, que fueron pasando de generación en generación en muchas familias.

EFE