EN VIVO DEPORTES



Celebración de Félix Hernández luego de conseguir la hazaña. Foto: cortesía

#EsHistoria: Se cumple una década de la perfección del «Rey» de Venezuela

15/08/2022 | 11:41 am


CARACAS.- El 15 de agosto es una fecha sumamente especial para todos los venezolanos que aman el béisbol, pues tal día como hoy, pero en el año 2012, Félix Hernández, mejor conocido como el «Rey», alcanzó la mayor hazaña que puede conseguir un pitcher en las Grandes Ligas: lanzar un juego perfecto.

«La perfección no existe» reza el refrán popular, pero en el béisbol esto no aplica, ya que varios lanzadores han sido capaces de entregar una labor perfecta. Específicamente, solo 23 de ellos han podido escribir su nombre en la historia del Gran Circo y, el último en conseguirlo, fue precisamente Hernández hace diez años.

El escenario era el Safeco Field de Seattle (hoy en día llamado T-Mobile Park), donde el criollo se presentaba con la misión de entregarle un triunfo a los suyos ante el tercer mejor equipo de la División Este de la Americana, los Rays de Tampa Bay. Los Mariners no contaban precisamente con el róster más competitivo de MLB, pues eran 4tos en el Oeste (55-64) y sus mejores efectivos a la ofensiva eran Kyle Seager y John Jaso.

En cuanto a la rotación, sin dudas, Hernández era el «as» de todos ellos. El mejor lanzador del equipo y uno de los mejores de todas Las Mayores al tener un premio Cy Young en su haber, el único de su carrera logrado en el 2010. Hasta ese punto de la temporada tenía marca de 10-5 en 24 salidas con EFE de 2.74 y 162 ponches.

Su rival para la jornada de mediodía de aquel miércoles fue Jeremy Hellickson, quien ostentaba un récord equilibrado de 7-7.

El choque comenzó tranquilo con jugadas de rutina para la defensa del elenco local, quienes no pasaban mayores sobresaltos. Al mismo tiempo, la fanaticada presente en el estadio estallaba de alegría con cada «chocolate» que repartía su abridor, a quien apoyaban con múltiples carteles con la letra «K» en las manos.

Y Hernández no los defraudó. Con un amplio repertorio a disposición (recta, sinker, cambio, slider, curva y cutter), el criollo retiró uno tras otro a los bateadores que se paraban sobre la caja de bateo. Tarea que no era sencilla tomando en cuenta los nombres que habían en el lineup de la visita: Evan Longoria, B.J. Upton, Ben Zobrist, el también venezolano Jose Lobatón, entre otros.

La batería le respondería a Félix en el tercer acto, cuando lograron poner arriba a los Mariners 1-0 gracias a la anotación de Brendan Ryan impulsado por un sencillo de Jesús Montero. Esto le dio más confianza a su abridor, ya tenía la ventaja en el marcador, por lo que solo debía administrarla.

Hecho que hizo notablemente al maniatar a cada uno de los rivales que tuvo enfrente con un gran dominio de su repertorio. Recta, curva, cambio, lo que sea que fuera dirigido al plato era muy difícil de conectarlo con comodidad y, en las pocas ocasiones que pudieron hacerlo, eran líneas directas a los jugadores o elevados fáciles de manejar.

A la altura del séptimo, los 21,889 espectadores que habían acudido al Safeco Field empezaban a creer que la hazaña era posible. Empezaban a creer que podían ser participes de primera mano de un hecho histórico, pero todavía no podían celebrar. Debían mantenerse tranquilos, expectantes desde sus asientos y rezar para que ningún jugador de los Rays lograra embasarse.

Para el 9no la emoción ya no podía contenerse. Todos estaban de pie y miles de aplausos bajaban de las gradas en señal de apoyo para su equipo, para su pitcher, para su rey.

Desmond Jennings comenzó el último acto, la cual era la oportunidad final de su equipo para arruinarle la fiesta a los Marineros, y se quedó parado frente a una recta que pasó por todo el centro de la zona y se marchó ponchado; Jeff Keppinger fue el siguiente y pegó un sencillo al campocorto que dominó sin problemas Brendan Ryan para sacar el penúltimo out.

Era el turno de Sean Rodríguez. El último bateador. Pero nada pudo hacer para evitar la blanqueada, la derrota y, mucho menos, arruinarle el día perfecto a un Félix Hernández consiguió el anhelado out 27 con una recta a 92 mph que dejó halado a Rodríguez en el plato.

113 lanzamientos y 12 ponches necesitó el grandeliga para que el sueño que se había generado con el correr del partido se volviera realidad. Todo el público presente en el escenario, y en Venezuela, podía celebrar. El «Rey» había logrado el juego perfecto, el primero de toda la historia para la franquicia, y desde ese momento Félix Hernández había escrito su nombre en la historia de las Grandes Ligas.

Este no solo era el primer cotejo de tal calibre para el equipo, sino que también era el primero que lograba un pitcher venezolano en el mejor béisbol del mundo y, además, era el tercero que se hacía en aquella temporada 2012, después de los obtenidos por Philip Humber con el uniforme de los White Sox (precisamente contra los Mariners) y el de Matt Cain con San Francisco ante los Astros.

Desde aquel glorioso 15 de agosto no se ha vuelto a ver otro juego perfecto en MLB. Muchos lo han intentado a lo largo de esta década, pero siempre se quedan a las puertas de la gloria por algún motivo u otro. Se podría decir que esto se está volviendo en una «especie en extinción».

No sabemos cuando volvamos a ver uno en el horizonte, pero cuando ese día llegue, no hay que dejar de enaltecer la actuación de un lanzador nacido en el estado Carabobo que emocionó a cada fanático del béisbol con sus grandes actuaciones desde el montículo y dejó en alto el nombre de Venezuela en las Grandes Ligas.

Deinelbith Blanco/Unión Radio