lunes, julio 22, 2024
- Publicidad -

Rodri le entregó al Manchester City la corona de Europa

- Advertisement -

Estambul.- El Manchester City, finalmente, consiguió su objetivo y es campeón de la Champions League al vencer este sábado 1-0 al Inter de Milán.

Quince años después de comenzar su ambicioso y multimillonario proyecto, el Manchester City por fin tiene la preciada ‘Orejona’.

Lo lograron gracias al gol de Rodrigo Hernández con un ‘pase’ a la red entre la maraña de jugadores italianos. El español decidió una anodina final y le entregó la gloria europea a su compatriota Pep Guardiola, que por fin puede presumir del tercer título continental en su palmarés y de un triplete histórico para el fútbol inglés.

Terminó la maldición en esta competición del Manchester City, que estalló en alegría cuando el disparo de Rodri besó la red. Un envío delicado, pero con la potencia de querer derribar de una vez por todas la barrera mental de este equipo en la competición más importante.

Un muro contra el que el City ya estaba estampándose desde el primer minuto con una imprecisión atípica. Tenían nervios en todas las líneas. Sobre todo un Ederson Moraes que pudo costarle más que un disgusto al jeque -presente por segunda vez en quince años en la grada-, pero terminó siendo el héroe.

Al Inter, metido atrás, confiando en que ya caería alguna contra, le salió el plan durante 60 minutos, en los que apenas sufrieron. El primer susto llegó por parte de Bernardo Silva y su remate alto, mientras que el segundo lo hizo Erling Haaland en su mano a mano contra Onana.

Además, Calhanoglu forzó la lesión de Kevin de Bruyne, que se fue sustituido en el minuto 36. Un hecho que rememoró el doloroso recuerdo de hace dos años, cuando se retiró antes de tiempo contra el Chelsea también renqueante.

Y si al Inter no le salió mejor el esquema es porque Lautaro Martínez no aprovechó la más clara de los suyos hasta ese momento. Con 0-0, el argentino se aprovechó de un malentendido entre Bernardo y Akanji para plantarse, con poco ángulo, delante de Ederson. Estrelló su disparo en el portero y el City despertó.

Repitiendo los protagonistas del error, Akanji filtró el balón para el corte de Bernardo. El portugués, en la línea de fondo, lo puso como pudo y rebotó en un defensa. Mientras todos los jugadores del City reclamaban mano, Rodri puso los ojos en el balón, colocó el interior del pie y sorteó, casi haciendo un zig zag mágico, los cuerpos de los interistas. La pelota entró y se desencadenó esa escena con la que sueñan los hermanos Gallagher desde hace décadas. Una marea de jugadores celestes camino del córner con los brazos abiertos.

Por primera vez en la historia, el City dominaba una final de la ‘Champions’. Reaparecieron los nervios, como es lógico, y el Inter casi los transformó en el empate. En una jugada rocambolesca, Federico Dimarco se encontró con la pelota en el aire a un metro de Ederson. Picó el esférico con la cabeza y este rebotó en el larguero. Volvió a caer muerto y probó de cabeza de nuevo, pero su compañero Lukaku se interpuso en la trayectoria de la pelota.

El belga, que sustituyó a Dzeko, aún se guardó una bala más, para desesperación de su hinchada. En un centro lateral, Gosens prolongó el balón en el segundo palo y Lukaku, a dos metros de la línea de gol, mandó la bola directa a Ederson. La parada que el meta brasileño necesitaba en su carrera, sin el misticismo de otras, pero con el punto de suerte y, sobre todo, de importancia, para decidir una final.

El City, quince años después, es campeón de Europa. Guardiola ya tiene su tercera Champions y el City el segundo triplete de la historia del fútbol inglés, igualando a sus vecinos del United, que lo lograron en 1999. Se terminó la espera, triunfó el City.

También podría leer: Iga Swiatek mantiene su reinado en París

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -