miércoles, julio 17, 2024
- Publicidad -

Arsenal se derrumbó a las orillas del Támesis

- Advertisement -

CARACAS.- Arsenal sucumbió este domingo a las orillas del río Támesis de Londres, donde fueron superados 2-1 por Fulham para alejarse de la cima de la Premier League.

Sólo tres días después de caer derrotado ante West Ham (0-2), Arsenal volvió a la pelea. La Premier League no para, es agotadora física y mentalmente para los jugadores.

Es un partido tras otro sin apenas descanso. Todo por el bien del público, espectáculo durante las fiestas navideñas, pero agotador para todos los equipos. Y, algunos, lo llevan mejor que otros.

Al Arsenal le habría venido bien un parón navideño. Ya presentaba síntomas de debilidad antes del inicio de las fiestas después de perder 1-0 con Aston Villa.

Se recuperó con una victoria sobre Brighton (2-0) y volvió a pinchar después de empatar 1-1 frente al Liverpool. En total, una sola victoria en sus últimos cuatro partidos antes de visitar al Fulham.

Por eso no podía fallar más. Los hombres de Mikel Arteta debían ganar para situarse en el primer puesto de la Premier League un punto por encima del Liverpool, que este lunes disputará su partido de la jornada.

Otro pinchazo podría preocupar a la parroquía ‘gunner’ con demasiados sobresaltos en las últimas fechas. Y, el Arsenal, de inicio, no defraudó con un explosivo comienzo en el que Saka abrió pronto el marcador después de aprovechar un despeje de Leno a un remate de Martinelli.

Los dos hombres más eléctricos del Arsenal consiguieron derribar a la defensa del Fulham, que con Bassey al frente ya no dejaría muchas más opciones a su rival.

Incluso el mismo Bassey, a la media hora, robó una pelota cerca de su área que fue clave para que Raúl Jiménez marcara el tanto del empate.

El central del Fulham inició la jugada que pasó por las botas de Cairney, que desde la izquierda puso un centro medido para que el delantero mexicano, a placer, marcara el 1-1.

Fue un premio justo para el Fulham, mucho más intenso que el Arsenal y también mejor en la segunda parte, en la que Arteta sustituyó a Kiwior por Tomiyasu para cerrar el agujero en el que se había convertido la banda izquierda el cuadro ‘gunner’. No funcionó.

Fulham siempre tenía una marcha más que todos los jugadores del Arsenal y consiguió adelantarse en el marcador con un remate de Decordova-Reid a la salida de un córner.

Arsenal reaccionó con un remate de Saka, que mandó al Támesis un remate cuando estaba solo debajo de la portería de Leno.

Fue prácticamente la última ocasión para su equipo, que durante la última media hora ya casi no volvió a inquietar al Fulham.

Incluso se salvó de la sentencia gracias al travesaño (disparo de Pereira) y a Raya, que con una estirada espectacular evitó el que habría sido un golazo de Cairney desde fuera del área.

Al final, el diluvio universal hizo acto de presencia en Craven Cottage y el Arsenal ahogó sus penas entre la lluvia.

Fulham dio una lección al equipo de Arteta, incapaz de igualar en intensidad a un equipo que firmó un partidazo con el que certificó el derrumbe del Arsenal en unas fiestas navideñas para el olvido: con un partido más, ya es cuarto a dos puntos del Liverpool.

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -