lunes, julio 22, 2024
- Publicidad -

Nadal: «Si no fuera Madrid, no saldría a jugar»

- Advertisement -

Madrid.- Rafael Nadal anunció este miércoles que esta será «la última vez» que dispute el Mutua Madrid Open y, que si la competición no fuera en Madrid, ni siquiera saltaría a la pista.

En la rueda de prensa previa al inicio del torneo y de su debut en la presente edición, el ganador de 22 Grand Slam reconoció que no siente buenas sensaciones aún y que si tuviera que jugar ahora mismo Roland Garros, no lo jugaría.

«No creo que esté preparado para dar el cien por cien. Pero para mí es importante poder jugar aquí por última vez y disfrutar de esta pista en la que he vivido momentos muy bonitos», dijo Nadal, que añadió que esta edición de 2024 será su última presencia en el torneo de Madrid.

«Jugar aquí en Madrid siempre es especial. La semana ha tenido momentos buenos y otros no tan buenos. No creo que esté preparado para jugar al cien por cien, pero estoy preparado para salir a la pista. Para mí, es importante poder jugar aquí por última vez y disfrutar de esta pista en la que he vivido momentos muy bonitos», explicó el tenista español.

«No sé qué es lo idóneo, es difícil decirlo. Sería seguramente salir a jugar, no tener mucha limitación. Si pudiera jugar con poca limitación sería bueno, aunque perdiera. No saldría a jugar el jueves, pero es Madrid. Juego por motivos personales», insistió Nadal, notablemente contrariado en su aparición pública.

«Esto no quiere decir que renuncie a nada las próximas semanas, no sé lo que va a pasar. Sin tratar de confundir a nadie no sé lo que va a pasar en las siguientes tres semanas, voy a hacer las cosas que tenga que hacer para poder jugar en París. Y si se puede, se puede y si no se puede, no pasa nada. No se acaba el mundo ahí. Jugaré en París si me siento lo suficientemente capacitado para competir. Pero si hoy fuera París, no saldría a la pista», advirtió el balear.

«Jugaré si estoy lo suficientemente capacitado para competir. No se acaba el mundo con Roland Garros. No quiere decir que todo acabe allí. Hay después unos Juegos Olímpicos que me hacen ilusión, en distintas especialidades que me ilusionan», destacó Nadal.

«Al final, soy una persona competitiva y quiero dar el máximo y aunque emocionalmente es bonito verme jugando, interiormente hay momentos y momentos. En Barcelona no fui feliz. Fue intentarlo un poco y después dejarme ir en el segundo set. Lo que me ha hecho feliz siempre es esforzarme al máximo para poder conseguir los objetivos. Ganar o perder es parte de nuestra vida diaria y en nuestra carrera y yo pocas veces he tenido la sensación de haber vuelto a casa sin sentir que he hecho todo lo posible. Ahora es otra etapa en mi carrera y hago lo que creo que tengo que hacer. Hago lo que puedo dentro de mis posibilidades», continuó.

Rafael Nadal se mostró indiferente ante la posibilidad de recibir un homenaje a modo de despedida en la Caja Mágica. No espera nada porque ha recibido todo del público de Madrid.

«En la vida las cosas no son blanco o negro. La gente, y es normal, porque ha pasado tantas veces que he tenido lesiones importantes y he vuelto, mantiene la esperanza de que todo se solucione y siga todo hacia adelante. Yo siempre he sido una persona tranquila y positiva, pero llega un momento que esto es lo que hay. Soy una persona tranquila no soy una persona muy dada a grandes cosas. Las cosas naturales, con tranquilidad, no me tienen que preguntar. Cada lugar y cada situación decidirá lo que tenga que hacer. Lo que se sienta. No tienen que demostrar nada, porque ya me han demostrado todo a lo largo de mi carrera», apuntó.

«Yo voy a salir, jugar, divertirme, jugar en un lugar donde el cariño recibido es inigualable y después, si quieren hacer algo lo harán», insistió.

«No espero nada especial. Me han dado todo y sé lo que me van a dar. Me he sentido muy querido. Aquí he jugado Copa Davis y unas veinte veces el torneo. Empecé jugando en la pista cubierta, gané la final esa (ante el croata Ivan Ljubicic) remontando dos sets que sin el público nunca hubiera ganado ese partido», recordó el ganador de veintidós Grand Slam.

«El público aquí ha sido increíble. La historia aquí ha sido de cariño y apoyo siempre. Si me preguntas dónde me he sentido especial, aquí es especial. Esta es la realidad. Simplemente sé lo que va a pasar y me apetece vivirlo», dijo.

Nadal entrará en acción el jueves ante el estadounidense Darwin Blanch. «No le conozco, no le he visto mucho pero hay entre ambos una diferencia de edad muy grande. Es un jugador joven con mucho potencial, yo espero salir ahí y hacer lo que tengo que hacer que es lo primero, disfrutar, intentar hacerlo de la mejor manera posible, veremos cómo estoy, es un poco incógnita. Espero estar lo suficientemente competitivo para poder pelear».

Aun así, el balear dijo que su saque ha mejorado respecto a la semana pasada, en el torneo de Barcelona. «Está mejor. Voy a salir a la pista a dar lo que pueda dar. Y estar preparado por si la situación mejora en las próximas semanas, no estoy renunciando a nada. Estoy preparado para jugar y veremos qué pasa».

«El objetivo es terminar el torneo bien en términos físicos. Madrid me lo ha dado todo, así que… veremos. En el deporte, las cosas pueden cambiar muy rápido. Si no estoy ahí para intentar que cambie, el cambio no sucederá. Pero estoy aquí dándome una oportunidad, a ver si encuentro mejores sensaciones», agregó.

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -