sábado, julio 13, 2024
- Publicidad -

Barcelona desea volver a estar entre los mejores de Europa

- Advertisement -

Barcelona/Nápoles.- Barcelona ansía por jugar nuevamente unos 4tos de final de Champions League y, este martes, tendrá la oportunidad de conseguirlo si supera al Nápoli.

Luego de empatar 1-1 en el compromiso de ida, ambos conjuntos deberán afrontar el round 2 de su enfrentamiento por la clasificación a la siguiente instancia.

Aunque los catalanes se juegan mucho más que el pase y los 10,6 millones de bonus por la clasificación, puesto que también se juegan volver a creer en sí mismos en una temporada complicada con un entrenador, como Xavi Hernández, con fecha de caducidad y muchas dudas.

Por eso, los azulgrana, que no pierden desde el 27 de enero y acumulan ocho partidos sin caídas, tienen que agarrarse al momento.

Necesitan un triunfo después del empate de la ida en una eliminatoria que sigue el mismo camino que la última disputada entre ambos. Esa fue en la campaña 2019-2020, cuando igualaron 1-1 primero y después el Barca se impuso en la vuelta con un 3-1.

Aquella fue la última vez que Barcelona clasificó a los 4tos de final, lo cual es un recuerdo amargo para los culés debido al recuerdo de aquel 8-2 ante Bayern Múnich.

Ahora Barcelona, que no arranca en la Liga y que está fuera de la Copa del Rey, necesita agarrarse como sea a la Champions.

Principalmente para cuadrar su presupuesto, algo fundamental en un periodo de ‘vacas flacas’ para la economía culé como el que vive.

Hasta la fecha, los azulgrana han ingresado 70,55 millones, pero si pasan de ronda sumarán 10,6 millones y habrán cubierto el expediente económico.

Otra cosa son las dudas en el aspecto deportivo. En ese sentido, el Barca se agarra a dos adolescentes como Lamine Yamal (16 años) y Pau Cubarsí (17).

El equipo de Xavi Hernández ha mejorado sus prestaciones defensivas en los últimos partidos y no es tan vulnerable. De hecho, el último gol encajado por los azulgrana fue el tanto anotado por Osimhen en la ida.

Desde entonces, vencieron al Getafe (4-0), empataron con el Bilbao (0-0) y superaron al Mallorca (1-0). La incógnita es qué Barça se verá mañana ante el Nápoli.

Xavi ha equilibrado su equipo en defensa con Cubarsí como baluarte y en la media después de apostar por Christensen. El conjunto no es brillante, pero vive de los destellos de Yamal, que a sus se echó el equipo a sus espaldas.

Ante el Nápoli, la defensa parece clara con Koundé por la derecha; Cancelo por la izquierda y Araújo como acompañante de Cubarsí.

Christensen, Gündogan y Fermín forman la primera línea de medios. Tampoco hay dudas en la presencia de Lamine y Lewandoski en ataque, por lo que queda una plaza en juego que dependerá del dibujo.

Descartado Ferran Torres, sin los lesionados Pedri y de Jong, la tarea pendiente para Xavi es reformular el esquema. Jugar con cuatro centrocampistas o con tres. Si lo hace con cuatro, podría completar el tridente Christensen-Gündogan-Fermín con Raphinha, incluso con Sergi Roberto.

Si apuesta por tres delanteros, Joao Félix sería el acompañante de los mencionados, pero el Barça perdería presión y fuelle en la media.

Neutralizada la compleja situación de incertidumbre que vivió hace apenas unas semanas, con el despido de Walter Mazzarri a escasas horas del duelo de ida, Nápoli comparecerá en Montjuic con un lavado de cara importante tras la llegada de Francesco Calzona, que encarará el desafío invicto con 5 partidos seguidos sin perder.

Y es que el vigente campeón de Italia vive uno de sus mejores momentos. Lleva 6 partidos consecutivos (2 victorias y 4 empates) sin perder, la mejor racha de toda la campaña.

No todo han sido goleadas como la que le endosó al Sassuolo (6-1), la mayor fuera de casa de la historia del equipo partenopeo, pues ha ido por debajo en el marcador en tres de esos encuentros; pero la reciente victoria ante la ‘Juve’ le dio una dosis de confianza al equipo, que pelea también por meterse en el próximo Mundial de Clubes de la FIFA.

La clasificación al nuevo torneo pasa por una victoria en Barcelona y Aurelio De Laurentiis, presidente del club, habría prometido a los jugadores una prima de 10 millones de euros por conseguirla, según relataron los medios locales.

Para ello, Calzona podrá contar con Victor Osimhen ya en plena forma tras la Copa África. El delantero disputó los 90 minutos en los 2 últimos encuentros, algo que no sucedía desde el pasado 8 de diciembre.

La referencia en ataque estará acompañada por Matteo Politano y Khvicha Kvaratskhelia, el mejor jugador en lo que va de temporada.

Además, Calzona recuperó para el centro de la zaga a Amir Rrahmani, que se perdió el último partido por molestias; y en la medular a Jens Cajuste, que no estuvo disponible en las tres últimas jornadas, aunque todo apunta que será Hamid Traorè el que acompañe a Frank Anguissa y Stanislav Lobotka en la medular.

Cyril Ngonge realizó parte del entrenamiento alejado del grupo, por lo que su convocatoria está en duda.

Alineaciones probables:

Barcelona: Ter Stegen; Koundé, Araujo, Cubarsí, Joao Cancelo; Christensen, Gundogan, Fermín, Raphinha o Joao Félix; Lamine Yamal y Lewandowski.

Nápoli: Meret; Di Lorenzo, Rrahmani, Juan Jesús, Olivera; Anguissa, Lobotka, Traorè; Politano, Osimhen y Kvaratskhelia.

También podría leer: Arsenal quiere regresar a los 4tos de Champions luego de 14 años

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -