EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Grecia y acreedores vuelven a encontrarse en punto muerto de la negociación

27/04/2016 | 08:17 am


ATENAS.-  Grecia y los acreedores han llegado nuevamente a un punto muerto en sus negociaciones ante la incapacidad de lograr un acuerdo sobre el paquete adicional de medidas «preventivas» exigidas por los socios.

Tras la interrupción anoche de las negociaciones a nivel técnico, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, solicitó hoy al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que convocara una cumbre extraordinaria para solventar esta crisis a nivel de jefes de Gobierno y de Estado.

Tusk respondió a esta demanda de Tsipras, según el Gobierno griego, asegurando que «tomará la iniciativa» para que se convoque «inmediatamente» un Eurogrupo, y ambos mandatarios se emplazaron a hablar de nuevo mañana.

Tsipras tomó la decisión de pedir la convocatoria de una cumbre después de que anoche los acreedores solicitaran interrumpir las negociaciones ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo sobre el plan de contingencia adicional exigido por el Eurogrupo por valor de 3.600 millones de euros.

Se trata de medidas que deberían tomarse solo en caso de que Grecia no obtenga un superávit primario del 3,5 % del PIB en 2018, como está fijado en el tercer rescate, pero que, según pidió el Eurogrupo la semana pasada, se deben legislar a priori, aunque solo se apliquen en caso de necesidad.

El ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, dejó ayer nuevamente claro que la Constitución griega no permite legislar con vistas a escenarios virtuales y, a cambio, propuso activar un mecanismo de corrección automática para el caso de que se produzcan desvíos presupuestarios.

Tsipras tomó la decisión de pedir una cumbre extraordinaria para «garantizar el cumplimiento del acuerdo sobre el tercer rescate» firmado en julio pasado, señalaron fuentes gubernamentales.

El rescate tan solo prevé medidas por valor de 5.400 millones de euros, lo que corresponde al 3 % del PIB, a cumplir de aquí al año 2018 con vistas a garantizar el citado superávit primario.

EFE