lunes, julio 15, 2024
- Publicidad -

El Real Madrid inscribió su nombre en la final de la Supercopa

- Advertisement -

Riad.- Volvió a pecar el Real Madrid de errores que ya había avisado Carlo Ancelotti en la previa, sobre todo de falta de concentración, encajando frente al Valencia este miércoles un gol 22 segundos después del descanso, y sin ser capaz de imponer su fútbol en un partido en el que Thibaut Courtois detuvo el penalti definitivo a José Gayá en la tanda para ser nombrado mejor jugador de un encuentro que terminó 1-1 después de 120 minutos y 4-3 en la tanda desde el manchón blanco.

Empezó frio el partido. En el saludo entre Ancelotti y Gattuso, de amigos que ahora han pasado a un simple respeto, y en las gradas de un estadio Rey Fahd que no se acercó al lleno aunque, eso sí, contó, como ocurriera en anteriores edición, con la inmensa mayoría de aficionados locales animando al Real Madrid.

Y sobre todo a un Karim Benzema que fue el más aclamado y este les devolvió ese cariño en el minuto 39 en forma de gol.

Transformó el galo un penalti cometido por Eray Cömert, que llegó tarde en una carrera al espacio y cometió una infracción clara. Acción que generó el Real Madrid con un balón largo, desde su propio campo, de Éder Militao a la espalda de los centrales. Sencillo y eficaz.

Pleno de partidos marcando para Benzema -tres- desde su vuelta oficial tras el Mundial de Catar. Además, frente al Valencia lo hizo en un momento clave del partido.

Minuto 39 y después de que el Valencia hubiera avisado en un par de ocasiones, sobre todo en un cabezazo de Edinson Cavani tras un centro medido de José Luis Gayá en el minuto 20 que sacó con una buena parada Thibaut Courtois. Ya lo avisó en la rueda de prensa previa al partido: «Estoy muy bien». Y lo demostró, de nuevo, sobre el campo.

Lo hizo de nuevo en el primer minuto de añadido, ya con el 1-0 para los suyos, deteniendo un remate duro a quemarropa de Cavani, otra vez. La acción fue invalidada segundos después por fuera de juego pero, por si acaso, Courtois ya dejó otra parada más en su haber.

Segundo acercamiento con peligro de un Valencia que, al tercero, no perdonó. 22 segundos después de que Luka Modric entrase al campo, tras el descanso, en sustitución de Eduardo Camavinga, quien se cargó con la amarilla en el minuto 27, llegó el empate.

Centro perfecto al segundo palo de Toni Lato, quien jugó de extremo derecho a pierna cambiada, que Samuel Lino introdujo en la portería de Courtois tras ganarle la espalda con suma facilidad a Lucas Vázquez.

Del error del Valencia atrás, al del Real Madrid y partido empatado antes de que el marcador reflejase el minuto 46.

Los de Gattuso consiguieron el objetivo pronto y los de Ancelotti vivieron en una imprecisión que no mostraron en la primera mitad. Además, las malas noticias en forma de lesiones se le acumularon.

Lucas Vázquez tuvo que dejar el terreno de juego en el minuto 69 después de que se le quedase clavado el pie derecho en el césped, provocando un giro antinaural tanto en el tobillo como en la rodilla y el propio futbolista levantó la mano rápido al notar el dolor.

Tan solo cinco minutos más tarde, Éder Militao también dejó el césped al estar aturdido después de parar con el pómulo derecho un fuerte disparo de Justin Kluivert en el minuto 55.

La defensa era el principal foco de preocupación de Ancelotti antes del partido y, en cinco minutos, vio como se quedaba sin dos efectivos más, además de tener a David Alaba en Madrid por lesión.

Parones, unidos al cambio de un Samuel Lino que en el minuto 82 tras tirarse al suelo al no quedarle ni una gota de energía, que ralentizaron el juego. Solo la electricidad de Vinicius pudo con el ritmo plano de la segunda mitad, pero ya cuando la prórroga asomaba como lo que fue, inevitable.

Una arrancada en el cuarto minuto de añadido cuyo último autopase se le fue largo y un mano a mano errado, en un contragolpe, ante la salida rápida de Mamardashvili, un minuto después fueron las ocasiones de ‘Vini’ para dar por cerrada una semifinal ante un Valencia que acusó más la falta de fuerzas en la prórroga que el Real Madrid.

Apareció el guardameta de Georgia para llevar a su equipo a los penaltis gracias a dos buenas intervenciones en los disparos claros desde fuera del área, primero de Vinicius en el minuto 92, y después de Kroos en el 105.

Era ya, antes de los penaltis, el momento de los porteros. Y Courtois volvió a aparecer deteniendo con el hombro derecho un disparo en un mano a mano con Fran Pérez en el minuto 111 que echó por tierra las pocas esperanzas de un Valencia que decidió no atacar en la última posesión de la prórroga.

Llegó la tanda de penaltis y la figura del belga volvió a emerger parándole el quinto a José Gayá en la tanda y le dio una vida extra a un Real Madrid que busca el pleno de títulos de la Supercopa de España en Arabia Saudí. De momento, dos de dos -2020 y 2022- a la espera de rival, entre Barcelona y Betis, en la final del domingo.

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -