miércoles, julio 17, 2024
- Publicidad -

Francia se prepara para posible apagón pese a datos positivos

- Advertisement -

FRANCIA.- El Gobierno francés sigue preparando su red eléctrica para posibles apagones durante este invierno, de cara a las primeras temperaturas realmente bajas, incluso si los últimos datos de producción y consumo apuntan a que los cortes podrían no ser necesarios.

París energía

Los responsables de la red eléctrica realizaron en la tarde del viernes un simulacro de apagones, de los que no han trascendido detalles, y que sobre el papel era muy similar a los «juegos de guerra» que se realizan con ordenadores en los estados mayores militares.
A pesar de los datos favorables de producción y consumo de electricidad de las últimas semanas, las autoridades insisten en llamar a la responsabilidad de ciudadanos y empresas.
Hay que «prestar atención» al consumo eléctrico, alertó este sábado Maud Bregeon, la portavoz del grupo de Renaissance, el partido de Emmanuel Macron, en la Asamblea Nacional.
En unas declaraciones a la radio pública France Info, Bregeon recordó el retraso en la entrada en funcionamiento de los reactores nucleares apagados durante este año por mantenimiento, recarga de combustible o por problemas técnicos, que dejaron a más de la mitad del parque atómico francés apagado durante parte del verano.
El ministro de Economía, Bruno Le Maire, confió este viernes en que el descenso del consumo registrado en los últimos meses y el progresivo arranque de varios reactores nucleares «nos permitirán pasar el invierno sin cortes».
Aunque los eventuales apagones serían de un máximo de dos horas y se anunciarían la víspera pera ayudar a prepararse, hogares y empresas se han lanzado a comprar grupos electrógenos, cuyas ventas se han disparado, en algunas tiendas hasta en un 250 %, hasta el punto de que ya hay algunos problemas de aprovisionamiento.
Por ejemplo, un equipo de 5.000 vatios de potencia capaz de responder a todas las necesidades energéticas de una vivienda, se vende a 2.000 euros, aunque otros más pequeños que bastan para algunos electrodomésticos cuestan unos 500 euros.
En cambio, un generador que pueda alimentar una pequeña empresa se sitúa ya en los 20.000 euros.
CAÍDA DEL CONSUMO ELÉCTRICO
El consumo eléctrico cayó un 10 % en noviembre respecto al mismo mes del año anterior, y aunque las autoridades perciben un alto grado de responsabilidad en hogares y empresas, ese descenso fue ayudado por las temperaturas suaves registradas.
Pero la llegada del auténtico frío invernal a todo el país -según las previsiones de la agencia Météo France- hará que la próxima semana aumente el consumo eléctrico, con picos de consumo de hasta 81,5 GW previstos entre el lunes y el viernes, según RTE, la empresa pública que gestiona la red.
El sistema EcoWatt, que alerta con los colores de un semáforo de la situación del consumo y la red, no prevé por ahora dejar el color verde. Ello no significa que haya que bajar la guardia, señala RTE.
El Gobierno y los gestores de la red cuentan con arrancar más reactores nucleares en las próximas semanas, un proceso que está siendo más lento de lo previsto.
Esta semana se han conectado a la red tres reactores, con un total de 40 en servicio, pero las previsiones iniciales eran de 42 para comienzos de diciembre, un objetivo que no se alcanzará hasta el próximo viernes si no hay más imprevistos técnicos.
Hace un mes, Francia solo tenía 27 de sus 56 reactores en marcha, y ahora prevé tener 48 en funcionamiento para comienzos de febrero. Si ese calendario se cumple, debería bastar para alejar los problemas de suministro durante el final del invierno.
El objetivo es que el aumento progresivo de la potencia nuclear permita preservar en lo posible las reservas de gas (necesarias también para las calefacciones y la industria) y las de agua en las presas hidroeléctricas.
Esas reservas están por encima de lo habitual. Las de gas a un 91,3 % (76,3 % hace un año), y las presas hidroeléctricas tienen un 4,1 % más de agua que hace un año.
Como precaución, Francia reabrió temporalmente el pasado 28 de noviembre la gran central alimentada por carbón de Saint-Avold, con una potencia instalada de 1.421 MW, que había cerrado en marzo pasado por motivos ambientales.
Mientras tanto, autoridades y medios de comunicación, multiplican los consejos para reducir el consumo eléctrico en las horas punta y evitar una sobrecarga de la red que traiga los temidos cortes.
EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -