EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Foto: EFE

Zika puede provocar muerte fetal, hidropesía e hidranencefalia

Esta hipótesis se basa en el caso de una mujer brasileña con el virus que en enero tuvo un parto de feto muerto, el primero que indica, según los investigadores, una posible asociación del zika congénito y el daño de tejidos fuera del sistema nervioso central

25/02/2016 | 04:01 pm


WASHINGTON.- El virus del Zika, además de su posible vinculación con la microcefalia, podría provocar muerte fetal, hidropesía e hidranencefalia cuando se contagia una mujer embarazada, según un nuevo estudio publicado hoy en la revista especializada PLOS Neglected Tropical Diseases.

Los autores del estudio aseguran que este caso prueba que, además de la microcefalia (cabeza de un tamaño menor), la infección congénita del zika podría estar vinculada a la hidropesía, la hidranencefalia y el parto de feto muerto.

La hidropesía fetal es una afección grave que ocurre cuando se acumulan cantidades anormales de líquido en dos o más zonas del cuerpo de un feto o recién nacido y a menudo ocasiona la muerte del bebé poco antes o después del parto.

La hidranencefalia es una enfermedad poco común en la cual los hemisferios cerebrales no están presentes y son sustituidos por sacos llenos de líquido cerebroespinal. La mayoría de los niños con esta dolencia muere antes de cumplir un año.

«Estos hallazgos despiertan la preocupación de que el virus puede provocar un daño severo a los fetos y llevar a la muerte fetal, además de que podría estar asociado con otros efectos más allá de los vistos en el sistema nervioso central», explicó en un comunicado Albert Ko, investigador de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale (EE.UU.).

«Se necesita seguir trabajando para entender si esto es un hallazgo aislado y para confirmar si el virus del Zika puede causar la muerte fetal», añadió el científico, que ha trabajado sobre el zika en Brasil desde que se reportó su presencia en mayo de 2015.

El brasileño Antônio Raimundo de Almeida, del Hospital Geral Roberto Santos en Salvador (Brasil), describe junto a Ko este caso en la revista.

EFE