EN VIVO DEPORTES



EFE

Wozniacki derrotó a Halep y avanzó a semis en Singapur

25/10/2017 | 09:33 am


MADRID.- La danesa Caroline Wozniacki desarboló a la actual número uno mundial, la rumana Simona Halep, y con un contundente 6-0 y 6-2, en la segunda jornada del Grupo Rojo de la Finales de la WTA, que se disputa en Singapur, se plantó ya en semifinales.

Fue un partido casi perfecto de Wozniacki, que, al igual que en el ganado en la primera jornada ante la ucraniana Elina Svitolina (6-2 y 6-0), está mostrando el excelente tenis que en octubre de 2010 la llevó a ponerse por vez primera como número uno mundial.

Su rival este viernes, en el partido entre las dos ganadoras de la primera jornada, tenía más lustre: la vigente número uno mundial. Y a Halep también la endosó todo un 6-0, y la dejó hacer sólo dos juegos. Y en sesenta y tres minutos.

Se ha tratado del sexto duelo entre ambas, al que se llegó con un favorable 3-2 para Wozniacki, que se hizo con el hasta este miércoles último duelo (Eastbourne 2017). Eso si, en pista dura, la rumana dominaba los enfrentamientos (2-1).

El primer set fue un paseo para Wozniacki, que desarticuló con una gran variedad de golpes a una Halep a merced de la rival y que estrellaba excesivas bolas contra la red (8 errores no forzados). La danesa, además, muy agresiva, se mostraba firme con su saque (88 por ciento primer servicio, con 71 por ciento puntos ganados); lo contrario de la rumana.

Ello hizo que, en un visto y no visto, en apenas veinticinco minutos, Wozniacki se llevará el primer set, por un contundente 6-0 (el primero entre ambas), rompiendo el saque Halep en el segundo, cuarto y sexto juego, sin concederla bola alguna de rotura, y dejando hacer a la rumana tan sólo diez puntos.

La segunda manga vio, al menos de inicio, a una Halep más entonada, más móvil, entrando más en pista, y castigando el revés de Wozniacki. El premio fue que en el octavo juego del partido la actual número uno mundial estrenó su casillero (1-1).

Pero era un espejismo, pues Wozniacki estaba de dulce. Siguió mandando sobre la pista, pillando casi todo lo que se la enviaba, variando sus golpes, con un efectivo saque, y volvió a poner tierra de por medio en el marcador con el 4-1. Eso sí, en el quinto juego, al menos Halep dispuso de su primera bola de rotura del servicio rival.

EFE