EN VIVO DEPORTES



Villarroel la eterna sirena del nado sincronizado

02/04/2018 | 03:38 pm


CARACAS.- A pesar de haber comenzado tarde tan exigente disciplina a los 13 años de edad María Fernanda Villarroel ya prometía ser un ícono de excelencia deportiva en el mundo acuático

Siendo la piscina su segundo hogar desde hace más de 20 años, la nadadora profesional de nado sincronizado María Fernanda Villarroel se ha convertido en una de las deportistas venezolanas que más triunfos y reconocimentos le ha dado a Venezuela. Desde hace más de cincuenta años una de las federaciones que más le ha brindado resultados de primera talla al país en la región gracias a sus eficientes polítcas deportivas en especialidades como natación, saltos ornamentales, water polo, aguas abiertas y nado sincronizado, ha sido la Federación Venezolana de Deportes Acuáticos, Feveda, la cual es la entidad con más estadisticas de triunfos e integrantes en la selección nacional en comparación con otras disciplinas deportivas en Venezuela. Gran parte de estos triunfos se los ha otorgado el nado sincronizado de la mano de una de sus atletas estrellas María Fernanda Villarroel.

Para quienes no lo saben, el nado sincronizado es un deporte que exige importantes condiciones físicas en sus atletas como elegancia, flexibilidad, fuerza y mucha disciplina, además de muchas horas de entrenamiento en el agua, especialidad que es catalogada como una de las más exigentes del mundo deportivo. Es una fusión de varios deportes en uno: natación, gimnasia, ballet y apnea. Desde sus comienzos Villarroel gozaba de todas estas condiciones lo que indudablemnte le garantizaba un futuro brillante dentro y fuera del país.

Cómo llegaste al mundo del nado sincronizado?

Cuando tenía ocho años me diagnosticaron una escoliosis bastante avanzada y el doctor me exigió hacer natación la cual inicié en el Parque Naciones Unidas en la ciudad de Caracas durante cinco años. Aunque prometía ser una nadadora muy rápida –así lo decían mis entrenadores- mientras entrenaba veía a las muchachas de nado sincronizado practicar en la fosa de Clavados y al ver la armonía y la belleza de este deporte decidí cambiarme. Ya venía con la base de la natación, lo que me favoreció muchísimo porque uno de los requisitos más importantes para el nado sincronizado es saber nadar bien.

En qué momento te diste cuenta que serías una gran atleta en esta disciplina?

En mis inicios con el equipo de Distrito Federal, habían dos atletas dentro de mi equipo de gran nombre en el nado sincronizado que debido a su éxito dentro y fuera del país, fueron mi inspiración y mi modelo a seguir para lograr lo que ellas habían hecho, ellas son conocidas como las morochas Piñango. Teniendo tan cerca de mis heroínas, me inspiré de tal manera que en menos de dos meses ya me había convertido en campeona nacional de segundo nivel en la modalidad de dueto. Tres años despues, me cambié al equipo de Miranda, que más tarde se convirtió en el equipo líder del nado sincronizado en Venezuela. A partir de ese momento, ya veía venir una cantidad de éxitos y méritos que me llevaron a conquistar muchos triunfos para el país.

Cuáles han sido tus mejores experiencias internacionales?

Sin duda alguna haber sido parte del mejor equipo que haya tenido Venezuela en toda su historia en el cual fui titular, para el Campeonato Clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Sidney, en Australia. Luego, volví a brindarle otro triunfo a Venezuela en el Campeonato Centroamericano y del Caribe de Natación, en Costa Rica en el 2013 y dos años más tarde en el Sudamericano de Natación en Bolivia, en la modalidad de equipo al obtener medalla de oro en ambos eventos.

Te ves en un futuro como entrenadora?

Indudablemnte… a lo largo de mi carrera he obtenido cualquier cantidad de conocimientos de entrenadores de mucho renombre nacional e internacional como María Elena Giusti, Marisela Iglesias, Mónica Maldonado, incluso tuve la oportunidad de ser entrenada durante dos años por  entrenadores del equipo olímpico ruso de nado sincronizado, país líder de este deporte por más de 20 años. En Venezuela hay talento de sobra y soy de las que apuesto por mi país en contribuir con las generaciones futuras lo que bien aprendí. Con disciplina y organización todo se puede.

Raúl Inojosa/Unión Radio