EN VIVO DEPORTES



Max Verstappen corriendo por el circuito de Monza en el GP de Italia. Foto cortesía: @redbullracing

Verstappen y Red Bull acabaron con los festejos tifosi

11/09/2022 | 11:40 am


CARACAS.- Max Verstappen consiguió su quinta victoria consecutiva del campeonato de Fórmula 1 al ganar por primera vez en su carrera el Gran Premio de Italia.

El piloto partió séptimo en una carrera que finalizó con los autos siguiendo al safety car debido al accidente de Daniel Ricciardo (McLaren) sobre el final de la jornada, que también le impidió a Charles Leclerc luchar por la victoria para Ferrari y se conformó con estar en el podio con George Russell detrás.

«Super Max» continúa haciendo de las suyas en la máxima categoría del automovilismo, en la que está cada vez más cerca de lograr su segundo campeonato del mundo al sumar 25 unidades más a su cuenta que ya llega a 335 con seis carreras para finalizar en calendario 2022.

Asimismo, el neerlandés se convirtió en el quinto piloto diferente que se sube a lo más alto del podio italiano en el último tiempo luego de que en las cuatro ediciones anteriores ganaran Lewis Hamilton, Charles Leclerc, Pierre Gasly y Daniel Ricciardo.

En cuanto a Ferrari, reciben un nuevo golpe muy fuerte en casa luego de perder también en el comienzo de la temporada el GP de Imola (región italiana), donde también ganó Verstappen, pero con especial dolor en este realizado en el circuito de Monza, debido a que celebraban los aniversarios de la escuderia de Maranello, de la propia pista y de la marca Pirelli (empresa italiana encargada de suministrarle los neumáticos a toda la competición).

Leclerc y Ferrari adelante desde el comienzo

Pese al carrusel de penalizaciones que se presentó este fin de semana (nueve pilotos fueron sancionados) y lo complicado que fue armar la parrilla de salida, la única posición segura que entregó la clasificación de ayer fue la pole position de Leclerc que lo dejaba en la posición de privilegio para este domingo con Russell y Lando Norris (McLaren) detrás.

Verstappen largaba 7mo, Sergio Pérez (Red Bull) 13ro, Carlos Sainz (Ferrari) 18vo y Hamilton (Mercedes) 19no, todos estos sancionados, pero protagonistas de excelentes remontadas al final.

Al apagarse las luces del semáforo Russell salió decidido a quitarle el primer lugar al monegasco, pero el líder se mantuvo al frente al llegar a la angosta primera curva del circuito y nadie lo bajaría de ahí hasta que llegó Max Verstapen.

«Mad Max», por su parte, en la largada ya se había puesto 5to, y tan solo cinco giros después ya había logrado subir hasta el tercero para presionar al británico de Mercedes que trataba de defenderse como podía del ataque de un campeón que estaba en su día.

Más atrás, Sainz y «Checo» Pérez también subían en el clasificador y tardaron muy poco en ponerse a la par del pelotón conformado por seis autos que estaba conteniendo Ricciardo desde el cuarto lugar. El español de Ferrari no tuvo problemas para llegar hasta el lugar del australiano y superarlo rápidamente; el mexicano, en cambio, tuvo que parar antes de lo esperado y su ascenso se retrasó debido a los problemas que tuvo en sus frenos delanteros derechos.

La carrera entraría en un juego de estrategias sobre la vuelta 13, cuando con un «Virtual safety car» Leclerc paró para cambiar sus neumáticos, lo hizo antes de lo esperado, y perdió el liderato en beneficio de un Verstappen que ya no se bajaría de esa posición.

En la previa, la ventaja estratégica era para el equipo de casa, pero contra el RB18 del campeón del mundo quedó demostrado que se necesita de un milagro para vencerlo sobre la pista, ya que el neerlandés mantuvo la diferencia a su favor todo el tiempo, incluso cuando se detuvo para cambiar gomas y salió otra vez delante de Leclerc.

La única opción del monegasco para intentar pelear por la punta era volver a parar para ir por los neumáticos más blandos (rojos) y ser más rápido que su rival sobre el final de la carrera, pero esto no funcionó. Pese a tener cauchos más nuevos y rápido, no pudo reducir la ventaja contra un Verstappen que iba paseando por el largo circuito de Monza que estaba repleto por miles de tifosis que tenían la esperanza de ver ganar su escuderia.

Metros más atrás en la pista, Russell, Sainz, Pérez y Hamilton estaban estabilizados en sus respectivas posiciones con una amplia diferencia sobre su más «cercano» perseguidor y muy lejos del auto que debían superar. La carrera se había vuelto muy plana, no había batallas importantes al frente.

El espectáculo lo mantendrían el debutante con Williams, Nick de Vries, y el chino de Alfa Romeo, Guanyu Zhou, quienes peleaban con todo por el último puesto que otorgaba puntos para el campeonato.

La esperanza de batalla en la punta llegaría sobre la vuelta 47, cuando el McLaren de Ricciardo se quedó parado, literalmente, en medio de una de las amplias rectas de la pista que obligó a los comisarios a sacar el safety car y ondear las banderas amarillas.

Todos fueron a lo pits por neumáticos rápidos para el cierre, incluidos Leclerc y Verstappen, el primero con el objetivo de atacar a su rival cuando se relanzara la carrera, y el segundo con la misión de defenderse de dicho embate y mantenerse al frente.

Sin embargo, esto no se produciría debido a una más que polémica decisión de los comisarios de no mostrar la bandera roja para detener la competencia, retirar de forma segura el auto accidentado y, posteriormente, reiniciar la carrera con dos o tres vueltas para alcanzar las 53 pautadas y darle al público el espectáculo que fueron a ver.

En cambio, el safety car se mantuvo todo el tiempo en pista hasta llegar al giro final cuando, con los autos en fila india, Max Verstappen cruzó la línea de meta para quedarse con el GP de Italia y evitar los ataques de Charles Leclerc, que estaba visiblemente frustrado por lo ocurrido, y George Russell, quienes completaron el podio de triunfadores.

Carlos Sainz finalizó 4to, consagrando una brillante remontada desde el fondo la grilla, superando a Lewis Hamilton, Sergio Pérez, Lando Norris, Pierre Gasly (AlphaTauri), Nick de Vries, que tuvo un excelente debut en la F1 sumando sus primeros puntos y logrando el premio al «Piloto del Día», y Guanyu Zhou que completaron los diez primeros lugares.

De esta manera, el campeonato de la Fórmula entrará en receso por dos semanas luego de tres Grandes Premios consecutivos para luego retomar con el GP de Singapur a finales del mes de septiembre. A su vez, «Mad Max» ya puede acariciar su segundo título del mundo, el cual podría conseguir definitivamente a partir de la siguiente fecha si vuelve a triunfar y Leclerc no termina más arriba del noveno lugar.

Deinelbith Blanco/Unión Radio