EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



El primer ministro francés, Manuel Valls

Valls pide fin de grandes manifestaciones en París

15/06/2016 | 07:41 am


PARÍS.- El primer ministro francés, Manuel Valls, pidió a los opositores a su reforma laboral que no vuelvan a organizar grandes manifestaciones en París, como la de ayer, por los disturbios que se produjeron y que a su juicio son resultado de la «actitud ambigua» de los sindicatos con los violentos.

Valls, en una entrevista a la emisora «France Inter», minimizó la movilización de ayer, ya que según sus cifras hubo «menos manifestantes» que en las convocatorias precedentes, y reiteró que no modificarán los puntos esenciales de su reforma laboral.

«No podemos tener manifestaciones así en París en las próximas semanas», afirmó antes de pedir a la Confederación General del Trabajo (CGT), que lidera las protestas a renunciar a nuevas convocatorias de marchas como la de ayer en la capital, en la que hubo al menos 58 personas arrestadas por altercados, con 29 policías y 11 manifestantes heridos.

Denunció la «falta de responsabilidad» de la CGT y en particular «la actitud ambigua del servicio de orden», en un contexto marcado por la celebración hasta el 10 de julio de la Eurocopa de fútbol en Francia, que además está en alerta terrorista.

Preguntado sobre si el Gobierno llegará a prohibir ese tipo de marchas, respondió que no se puede tomar una decisión genérica pero avisó de que «nosotros asumiremos, caso por caso, nuestras responsabilidades».

El primer ministro señaló que en la manifestación de ayer había «de 700 a 800» manifestantes violentos «que querían sin duda matar» a los policías.

La CGT salió al paso de las «inaceptables» declaraciones del jefe del Ejecutivo, al que responsabilizó de «garantizar la seguridad y mantener el orden en la marcha».

«Amenazar con prohibir las manifestaciones es signo de un Gobierno acorralado», agregó la CGT en un comunicado.

Por su parte, el expresidente y actual líder del partido conservador Los Republicanos (LR), Nicolas Sarkozy, exigió responsabilidad «civil y financiera» a la CGT por los incidentes de París.

EFE