EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Unos 180.000 refugiados entraron en Austria en menos de un mes

Viena ha prometido enviar a un centenar de expertos, para que cooperen en las labores de los «hotpots» griegos

05/10/2015 | 06:24 am


VIENA.- Unos 180.000 refugiados, la mayoría procedentes de países en conflicto como Siria, Irak y Afganistán, entraron en Austria desde Hungría entre el 5 y el 30 de septiembre, informó hoy a Efe Helmut Marban, portavoz de la Dirección de Policía del estado federado de Burgenland, fronterizo con el país magiar.

Marban confirmó que en los últimos días se ha registrado una disminución clara del flujo de personas que llegan al territorio austríaco y que en su mayoría prosiguen su viaje hacia Alemania y países escandinavos a la espera de obtener allí asilo político.

«La semana pasada, entre el lunes 28 de septiembre y el 4 de octubre, entraron unos 36.800 refugiados, mientras que la semana anterior habían sido 57.800», precisó Marban en unas declaraciones telefónicas, tras advertir de que aún es muy temprano para saber las causas de esa reducción y si marca o no una tendencia definitiva.

«Parece que todo transcurre un poco más tranquilo, pero no podemos todavía saber. Debemos aún observar y analizar las razones. Puede ser debido al (empeoramiento del) clima o a la valla que Hungría levanta en la frontera con Croacia (tras haber construido una alambrada en su delimitación con Serbia)», indicó el portavoz.

El pasado fin de semana, unos 13.900 refugiados alcanzaron la república alpina a través de la llamada ruta de los Balcanes (que pasa por Turquía, Grecia, Macedonia, Serbia, Croacia y Hungría), mientras que durante las primeras once horas de hoy lo hicieron otras 3.800 personas, añadió.

Como la mayoría busca llegar a Alemania, en la ciudad de Salzburgo, fronteriza con la Baviera alemana, se han acumulado varias miles de personas que están a la espera de poder pasar la frontera hacia el norte en trenes especiales.

Por otro lado, las autoridades austríacas han informado de que esperan en las próximas dos semanas, es decir, antes de la llegada del frío invernal, poder garantizar un alojamiento con calefacción para todos los refugiados en el país.

El canciller federal, el socialdemócrata Werner Faymann, viaja mañana a la isla griega de Lesbos, donde prevé reunirse con el jefe del Gobierno heleno, Alexis Tsipras, para tratar sobre el establecimiento allí de un centro para el registro, la acogida y el reparto de los refugiados en la Unión Europea (UE).

La creación de un total de once de esos centros, llamados «hotpots», en Grecia e Italia, es una de las medidas que ha acordado recientemente la UE para mantener un control de las entradas de refugiados en el territorio comunitario.

EFE