EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Cáceres fue una activista por la protección del ambiente y por los derechos de los indígenas

Un mayor y oficial retirado entre detenidos por crimen de Cáceres

Ambos militares fueron arrestados en allanamientos simultáneos ejecutados en la capital hondureña y la ciudad caribeña de La Ceiba, en los que también fueron detenidos Douglas Geovanny Bustillo y Sergio Rodríguez Orellana

02/05/2016 | 04:04 pm


TEGUCIGALPA.- Un mayor y un oficial retirado del Ejército de Honduras se encuentran entre los detenidos hoy por estar supuestamente implicados en el asesinato, el 3 de marzo pasado, de la ambientalista y defensora de derechos humanos Berta Cáceres, informaron fuentes militares.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras, general Francisco Isaías Álvarez, afirmó a periodistas que el mayor Mariano Díaz Chávez y el oficial retirado Edilson Duarte Meza, fueron detenidos como sospechosos del asesinato de Cáceres.

La ambientalista y defensora de derechos humanos de la etnia lenca, madre de cuatro hijos, fue asesinada en su casa en la ciudad occidental de La Esperanza, al parecer por dos hombres que portaban armas de fuego, según la información oficial.

El jefe militar aseguró que esa institución armada «no tenía» información sobre la supuesta participación de ambos militares en el asesinato de Cáceres, quien además era coordinadora general del Comité Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh).

Las capturas están sustentadas en «evidencias probatorias» y han sido dirigidas «contra los presuntos responsables» de la «autoría» del crimen de la líder indígena de la etnia lenca, precisó el Ministerio público (MP) en un comunicado.

Los cuatro hombres fueron detenidos por el delito de «asesinato en perjuicio de Berta Cáceres Flores y de asesinato en grado de ejecución de tentativa contra testigo protegido», indicó la información del MP.

En el ataque resultó herido el activista mexicano Gustavo Castro, director de la asociación Otros Mundos Chiapas y único testigo del crimen, quien retornó a su país a inicios de abril después de que una jueza hondureña suspendiera la medida que se lo impedía.

EFE