EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Trump reta a comparar su coeficiente intelectual con el de Tillerson

10/10/2017 | 03:15 pm


WASHINGTON.- El presidente de EE.UU., Donald Trump, no cree que su secretario de Estado, Rex Tillerson, lo llamara «idiota», pero en caso de que eso fuera cierto ha lanzado una advertencia: «Tendremos que comparar los coeficientes de inteligencia. Y puedo decirte quién va a ganar».

Esos comentarios los hizo Trump durante una entrevista con la revista Forbes divulgada hoy.

«Creo que es una noticia falsa», dijo el presidente acerca de una información de la cadena NBC que asegura que Tillerson llamó en privado «idiota» a Trump después de reunirse el 20 de julio en el Pentágono con miembros del equipo de seguridad nacional de la Casa Blanca.

«Pero si él hizo eso, creo que tendremos que comparar los coeficientes de inteligencia. Y puedo decirte quién va a ganar», agregó a continuación.

Unas horas más tarde, Trump respondió afirmativamente a la pregunta de si sigue teniendo confianza en Tillerson, y negó que sus comentarios hayan minado la autoridad de su secretario de Estado.

«No, no he socavado a nadie. No creo en socavar a la gente», dijo Trump a los periodistas al recibir en el Despacho Oval al exsecretario de Estado Henry Kissinger (1973-1977), con quien también se reunió en mayo pasado.

Justo después de ese encuentro, Trump tenía previsto almorzar con Tillerson y con el secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, previsiblemente para hablar de temas como el futuro del acuerdo nuclear con Irán, sobre el que se espera un anuncio esta semana.

El Departamento de Estado no ha querido hacer comentarios sobre las declaraciones de Trump, quien la semana pasada arremetió contra la cadena NBC por haberse «inventado» la información sobre el supuesto insulto de Tillerson.

Por su parte, Tillerson compareció el pasado miércoles ante la prensa para negar que haya pensado «nunca» en dimitir y defender su relación con Trump, una inusual medida que muchos observadores atribuyeron a un intento del jefe de la diplomacia estadounidense de conservar su trabajo.

EFE