EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Tropezón socialista en Lisboa en unas municipales marcadas por la abstención

26/09/2021 | 07:38 pm


LISBOA.- El Partido Socialista se ha impuesto en caudal de votos en Portugal pero ha sufrido un severo castigo en Lisboa, donde los primeros resultados provisionales arrojan un empate técnico entre los candidatos del PS y la derecha a la capital tras una jornada electoral marcada por la abstención.

Avanzada la medianoche en Portugal, cuatro horas después del cierre de las urnas, no había todavía datos oficiales que permitieran aventurar si la balanza se inclinará en Lisboa para el socialista Fernando Medina -actual alcalde de la capital- o para el aspirante del Partido Socialdemócrata, el excomisario europeo Carlos Moedas.

Gobernada por los socialistas desde 2007, Lisboa ha sido la gran sorpresa de esta jornada electoral. Ninguno de los sondeos previos dudó de la ventaja de Medina y la subida de la derecha en la capital supone un duro golpe para el partido del primer ministro, António Costa, que se ha involucrado a fondo en la campaña.

El PS puede perder también Coimbra, una de sus principales plazas, frente a la coalición de derecha liderada por el PSD, aunque mantendría Almada -al sur de Lisboa-, que arrebataron a los comunistas hace cuatro años.

En la segunda gran ciudad del país, Oporto, no hubo sobresaltos y el independiente Rui Moreira podrá gobernar durante un tercer y último mandato.

SOBRESALTO SOCIALISTA, RESPIRO PARA EL PSD

Escrutado el 60% de los votos, el PS se consolida como la fuerza más votada -38%-, seguido a distancia por el PSD -16,6%-, pero el varapalo de Lisboa ha caído como un jarro de agua en las filas socialistas, en las que se había instalado el optimismo alimentado por las encuestas previas a los comicios.

Por el contrario, los buenos resultados en Lisboa y Coimbra suponen un respiro para el PSD, que arrastra una crisis desde hace varios años y que ya cosechó sus peores resultados en los comicios de 2017, apenas el 16,08 % de los sufragios.

De confirmarse, podrían respaldar el liderazgo de Rui Rio, que ha repetido en varias ocasiones que para él las municipales son más importantes que las legislativas y cuyo futuro al frente del centro-derecha podría depender de la noche de este domingo.

El avance de la noche electoral arrojará también luz sobre otra de las incógnitas que había para este domingo, el desempeño final del ultraderechista Chega en sus primeras municipales.

En su último test en las urnas, en las presidenciales del pasado enero, su líder, André Ventura, fue el tercer candidato más votado con cerca del 12 %.

En esta convocatoria aspiraba a trepar hasta convertirse en tercera fuerza política, un ambicioso objetivo, que según los resultados provisionales, quedará lejos.

PRIMER EXAMEN POSTCOVID

Las elecciones de este domingo fueron el primer examen a las urnas de la era post-covid.

Se renuevan 308 ayuntamientos y otros órganos locales para los próximos cuatro años, en los que los regidores serán responsables de «gastar gran parte del dinero de los presupuestos y de los fondos europeos» para hacer frente a la situación económica y social tras la pandemia, como recordó el presidente, Marcelo Rebelo de Sousa, tras votar.

La cita electoral encontró al país con el 85 % de la población ya con la pauta de vacunación completa y a punto de levantar la mayoría de las restricciones impuestas por la pandemia.

Este domingo se notificaron dos muertos por covid-19, mínimo desde el 6 de julio, y 599 contagios, la tercera cifra más baja en tres meses, sólo superada por el dato de dos lunes (cuando las infecciones suelen ser más bajas porque el fin de semana se hacen menos test).

La incidencia a 14 días está en 127,3 casos por 100.000 habitantes.

Con esta situación, los portugueses no creen que la pandemia fuera determinante para acudir o no a votar: «El efecto será nulo», anticipaba a EFE un votante tras depositar este domingo su papeleta en un colegio del centro de Lisboa.

EFE