EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



James Dean “Hay que vivir deprisa, la muerte llega pronto”.

Se cumplen 60 años de la muerte de James Dean, el mito por excelencia

Nadie como él para encarnar un rebelde sin causa. James Dean (1931 – 1955) fue un actor estadounidense de cine, teatro y televisión

30/09/2015 | 10:12 am


James Dean. Foto de archivo

James Dean. Foto de archivo

CALIFORNIA.- Tras la muerte de su madre, a la que estaba muy apegado (cuando tan solo tenía 9 años), su padre lo envió con su tía a una granja de Indiana donde mantuvo una relación muy cercana con el pastor de su iglesia. La actriz Elizabeth Taylor reveló que este hombre había abusado sexualmente del joven James Dean durante muchos años.

A Dean le encantaba el teatro. Estudió dramatización y participó en multitud de obras antes de los 18. A esa edad viaja a Los Ángeles para estudiar arte dramático en la Universidad de California, (UCLA). Posteriormente se traslada a Nueva York para estudiar interpretación en el famoso Actor’s Studio.

Su pasión y su formación le llevaron a protagonizar tres películas que le convirtieron en un auténtico icono de la cultura: “Rebelde sin causa”, “Al Este del Edén” y “Gigante”. Su valor fue tal que sigue siendo actualmente el único actor que tiene dos nominaciones póstumas al Óscar a Mejor Actor.

Introvertido, melancólico, apasionado y rudo a la vez, consiguió el corazón de muchas mujeres, aunque el suyo perteneció a la actriz Pier Angeli. Cuando esta anunció que iba a casarse con otro, Dean acudió el día de la boda a la iglesia con su moto y mantuvo acelerado el motor para hacer el mayor ruido posible.

Al terminar el rodaje de la película “Gigante”, Dean se marchó a competir en una carrera de automóviles en Salinas, cerca de San Francisco con su recién comprado Porsche Spyder 550. Mientras iba por la carretera, un joven estudiante que conducía un Ford a gran velocidad, chocó frontalmente con el coche de Dean -que no lo esquivó- poniendo fin a la vida de este mito del cine. Era el 30 de septiembre de 1955.

En cualquier caso, vivió y murió acorde a su propia filosofía, con frases para el recuerdo como «la gratificación viene al hacer, no con los resultados», o la célebre «sueña como si fueses a vivir para siempre y vive como si fueses a morir hoy».

EFE / Dormelys León / Unión Radio