EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Los controles de seguridad se han reforzado para entrar a la basílica de San Pedro

Roma presenta su plan de seguridad para el Jubileo

El Gobierno italiano presentó hoy en Roma un paquete de medidas destinadas a reforzar la seguridad en la capital y en el Vaticano ante la celebración del Jubileo de la Misericordia que comenzará el 8 de diciembre

20/11/2015 | 11:49 am


635834540370170134wROMA.-   Las nuevas medidas serán efectivas a partir del 23 de noviembre, quince días antes de que se inicie el evento, y entre ellas se encuentra el aumento en 2.000 agentes de las fuerzas de seguridad que patrullarán cada día las calles de Roma y del Vaticano.

El jefe de la Policía de Roma, Nicolò D’Angelo, explicó en rueda de prensa que «se incrementarán los servicios de patrulla» y de control no solo en Roma y en el Vaticano sino también «en las áreas periféricas» de la capital italiana, y se establecerá una vigilancia especial en el interior de los autobuses que recorren la ciudad.

«En pocos días pondremos un nuevo servicio de control de todos los medios (que gestiona el ente del transporte público romano) ATAC. Estaremos presentes en los autobuses con nuestras patrullas», subrayó el jefe de la Policía.

Además se potenciarán las medidas de videovigilancia y se implementarán aún más los controles de seguridad en cada evento del Jubileo, como el de la apertura de la puerta santa de la Basílica de San Pedro que se celebrará el día inaugural, el 8 de diciembre.

En los estadios de fútbol y en las zonas de mayor afluencia de personas, como los barrios más frecuentados durante la noche, también se aplicarán especiales medidas de seguridad y de control.

A este paquete de medidas se sumarán los despliegues de fuerzas del orden que patrullarán las zonas susceptibles de sufrir amenazas terroristas, como el Coliseo o el Vaticano, donde además las personas que quieran acceder a ellos se someterán a controles con detectores de metales.

Según declaró el delegado de Gobierno de Roma, Franco Gabrielli, se trata de un plan preventivo dirigido a garantizar la seguridad durante la celebración del Año Santo, pero hizo un llamamiento a la calma y pidió a la prensa que sea prudente y que no colabore en propiciar situaciones de alarma.

«Nadie niega que nuestro país es un posible objetivo del terrorismo. Pero una cosa es la amenaza y el riesgo, y otra son las cosas que se pueden comprobar. Se necesita raciocinio para distinguir muchísimas noticias que carecen de fundamento de aquellas que es importante que la gente sepa», manifestó.

EFE