EN VIVO DEPORTES



Archivo

Rolando llevó al Marsella a la final con un gol en la prórroga

03/05/2018 | 06:17 pm


VIENA.- El Olympique de Marsella jugará contra el Atlético de Madrid la final de la Liga Europa tras una agónica eliminatoria contra el Salzburgo que se decidió en los últimos minutos de la prórroga con un gol de Rolando, cuando parecía que la semifinal se decidiría en los penaltis.

El resultado muestra una eliminatoria igualada y un encuentro eléctrico, lleno de intensidad, en el que el Olympique supo sufrir, no perdió la fe y esperó su momento para sentenciar.

La eliminatoria se decidió en el minuto 116 con un córner que colgó Dimitri Payet y que Rolando tocó para batir con algo de fortuna a Walke. El sueño de los alpinos se vino abajo cuando tenían tan cerca su primera final desde 1994.

El encuentro comenzó con el ritmo intenso y la agresividad que impuso el Salzburgo, abocado a la remontada del 2-0 encajado en el Velódromo.

El plan de los marselleses estuvo claro desde el inicio: dormir la premura de los alpinos y tratar de morder en la contra o esperar el momento oportuno para rematar la eliminatoria.

Y la primera oportunidad del partido para los galos llegó en el minuto 6 con una falta que puso Payet y a la que no llegó por muy poco Adil Rami.

Los austríacos respondieron unos minutos después con una buena combinación en la que Munas Dabbur exigió al meta francés Yohann Pelé, que respondió siempre con solvencia.

El mayor peligro de los austríacos llegó por la derecha y otra de las buenas oportunidades la tuvo el extremo Amadou Haidara, pero el portero francés tuvo otra gran respuesta.

El partido se perdió algo entonces en una batalla en el medio, sin oportunidades claras salvo la suerte de los balones parados.

La segunda mitad empezó con un Marsella más brioso que volvió a tenerla en los primeros minutos con una gran combinación entre Payet y Valère Germain, cuyo remate se fue por poco a la derecha del palo de Walke.

Y cuando parecía que el Marsella estaba mejor asentado en el campo llegó el golazo del maliense Amadou Haidara en el minuto 53.

El extremo de 20 años trazó una vertical casi desde su campo, se fue por potencia y habilidad de cuántos le salieron al paso y remató dentro del área a las redes de Pelé.

A partir de entonces el Salzburgo cercó la portería del Marsella. Primero lo intentó André Ramalho con un tiro lejano y potente que despejó Pelé. Después Dabbur remató dentro del área pequeña. Un asedio en toda regla.

EFE