EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Miembros de los servicios de rescate permanecen en el lugar donde se produjo un choque frontal entre dos trenes en una línea de vía única entre Ruvo di Puglia y Corato, al sur de Italia (EFE)

Renzi pide aclarar las circunstancias del accidente ferroviario

12/07/2016 | 12:36 pm


ROMA.-El primer ministro italiano, Matteo Renzi, pidió hoy aclarar las circunstancias que causaron hoy el accidente ferroviario en el sur del país que provocó la muerte de al menos veinte personas.

«Lágrimas y dolor por estas vidas destrozadas y por sus familias, pero también mucha, mucha rabia», escribió Renzi en Facebook.

El primer ministro, a quien se espera a última hora de la tarde en el lugar del accidente, agregó en la red social: «Queremos que se aclare todo. Esta tarde estaré en Apulia con los entes locales, la región, la Protección Civil y los ministerios afectados».

Se prevé que el jefe del Gobierno, que estaba hoy en Milán, llegue al sitio donde ocurrió el choque frontal entre dos trenes hacia las 20:30 horas locales (18:30 GMT).

Antes que él, el presidente italiano, Sergio Mattarella, definió en un comunicado de «tragedia inadmisible» lo sucedido en el tramo ferroviario situado entre las localidades de Andria y Corato, en el sureste del país.

El último resultado oficial del accidente es de veinte personas muertas y una cincuentena de heridos, repartidos en varios hospitales de la zona, aunque algunos medios locales elevaron la cifra de fallecidos hasta los 23, sin que haya confirmación de esto.

El choque de los dos trenes ocurrió entre los municipios citados hacia las 11:30 horas locales (09:30 GMT) y la compañía estatal Ferrovie dello Stato comunicó que afectó a trenes gestionados por Ferrotramviaria, una compañía privada que gestiona esa línea.

El alcalde de Corato, Massimo Mazzilli, dijo también a través de las redes sociales que el accidente «fue un desastre, como si hubiese caído un avión» al comentar las imágenes que distribuyen los medios locales, donde se aprecian varios vagones destrozados.

EFE