EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Brasil vacunación

Recomiendan tercera dosis solo para inmunodeprimidos

24/09/2021 | 03:42 pm


BERLÍN.- La Comisión Permanente de Vacunación (Stiko) de Alemania recomienda por ahora una vacuna de refuerzo contra el coronavirus solamente para las personas inmunodeprimidas y no de manera general para todas las de edad avanzada.

Así lo confirmó hoy el presidente de Stiko, Thomas Mertens, quien destacó que hasta ahora solo se ha recomendado una tercera dosis de la vacuna para personas inmunodeprimidas, por ejemplo debido a un transplante o con un sistema inmutario debilitado.  

Sin embargo, advirtió que dentro de estos grupos hay que diferenciar según el grado de inmunosupresión y, por lo tanto, el momento de la vacunación debe depender del debilitamiento del sistema inmunitario.

«Es mucho más difícil en cambio responder científicamente cuándo será necesaria una vacuna de refuerzo para los pacientes sin riesgo. Decidir una recomendación al respecto llevará algún tiempo», señaló Mertens.

Por su parte, Fred Zepp, miembro de Stiko, añadió que con el apoyo del Instituto Robert Koch (RKI), la comisión examinará con qué frecuencia e intensidad se enferman de coronavirus las personas de edad avanzada.

«Si resulta que la vacuna pierde eficacia con más frecuencia a partir de cierta edad, también podría haber una recomendación general de vacunación, por ejemplo para los mayores de 60, 70 u 80 años», dijo Zepp al grupo de medios Funke.

A principios de agosto, la Conferencia de Ministros de Salud de Alemania se pronunció a favor de las llamadas vacunas de refuerzo.

Desde hace tres semanas, varios estados federados ofrecen una tercera dosis de la vacuna contra la covid-19 para las personas mayores de 80 años y las inmunodeprimidas sin una recomendación de la Stiko.

En ese caso, aquellas personas que ya cuentan con la vacunación completa pueden recibir después de unos seis meses otra dosis de refuerzo de una vacuna aprobada. Alrededor de 486.500 ciudadanos en Alemania ya se han acogido a esta oferta para fortalecer su sistema inmunológico contra el virus Sars-CoV-2.

El ministro alemán de Salud, Jens Spahn, defendió esta estrategia a principios de septiembre, alegando que no quiere esperar a que la gente vuelva a morir en las residencias de ancianos.

En tanto, Eugen Brysch, director de la Fundación Alemana para la Protección del Paciente, criticó que los estados federados se hayan adelantado con la aplicación de la tercera vacuna sin esperar la recomendación de la Stiko. 

Asimismo destacó que no es partidario de la vacunación masiva con el llamado «booster». «Con un análisis de sangre se puede comprobar el estado del sistema inmunológico de cada persona con respecto al SARS-CoV-2», señaló.

Según dijo el experto a dpa, los valores de las células T pueden utilizarse para determinar el grado de protección de una persona y si necesita otra vacuna. Sin embargo, a diferencia de las pruebas de PCR financiadas con fondos públicos, todavía no existe un sistema amplio de evaluación en laboratorios para esta consulta inmunológica que la haga económicamente asequible.

Por su parte, el infectólogo del hospital universitario Charité de Berlín Leif Erik Sander opinó que las vacunas de refuerzo para los ancianos y para las personas de otros grupos de riesgo tienen sentido médico.

Sander publicó el mes pasado los resultados provisionales de su grupo de investigación, que confirman que la respuesta inmunitaria de las personas mayores a la vacunación disminuye significativamente más que la de los jóvenes.

En tanto, Carsten Watzl, inmunólogo del Instituto Leibniz de Investigación Laboral de la Universidad Técnica de Dortmund, aportó otra consideración. Desde el punto de vista inmunológico los refuerzos tienen sentido, pero «tanto desde el punto de vista ético como virológico estas vacunas plantean problemas», dijo.

«Sigue habiendo escasez de vacunas en todo el mundo. Mueren más personas por esta causa que las que se salvarían en este país con una tercera vacuna», resaltó.

dpa