EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



El problema migratorio de EE.UU., un callejón sin salida política

El más alto tribunal empató hoy a cuatro votos -a falta de un noveno juez por confirmar por el Senado- sobre la constitucionalidad de las medidas migratorias del presidente Barack Obama, por lo que permanecerán bloqueadas por la decisión de una corte inferior

23/06/2016 | 07:03 pm


WASHINGTON .- El Tribunal Supremo de EE.UU. dejó hoy el problema migratorio que vive el país, con más de 11 millones de indocumentados, en manos del Congreso y del próximo inquilino de la Casa Blanca, pero la polarización a la que asiste la nación mantiene el asunto en un callejón sin salida política.

Así, el dictámen del Supremo no sienta ningún precedente, pero deja inevitablemente a más de 5 millones de personas en el limbo, ya que podrían haber logrado una protección contra la deportación de prosperar las acciones ejecutivas del mandatario.

Al no haber mayoría en su decisión, la reforma del sistema migratorio, que tanto republicanos como demócratas reconocen está obsoleto, vuelve a manos del Congreso y de las medidas que tome el próximo mandatario que salga de las elecciones del 8 de noviembre, la demócrata Hillary Clinton o el republicano Donald Trump.

Los republicanos lideraron una demanda contra las medidas de Obama alegando que se había excedido en sus capacidades como presidente, pasando por encima del Legislativo en un asunto capital para el país.

Sin embargo, los conservadores, que en 2014 recuperaron la mayoría de la Cámara alta, y por tanto de todo el Congreso, no han sometido a votación ni una sola alternativa legislativa para atajar la situación migratoria, y tampoco han hecho de la inmigración uno de sus puntos prioritarios para la agenda política del partido a medio plazo presentada en las últimas semanas.

«Creo que los republicanos son reacios a realmente entrar en el tema de la inmigración, o en cualquier otro asunto, hasta que se resuelvan las batallas internas sobre la dirección del partido», explicó a Efe el profesor de Ciencia Política, Christopher Larimer.

«La carrera presidencial está consumiendo al partido en este momento, y hasta que se resuelvan estas diferencias, me sorprendería ver una acción de los republicanos sobre cualquier tema de forma sustantiva», opinó el experto en referencia al sismo que ha producido en el seno de los republicanos la candidatura de Trump.

Por otra parte, apuntó el experto, demócratas y republicanos cada vez están más lejos ideológicamente para encontrar puntos comunes, y ven a los otros como un liderazgo perjudicial para el país.

EFE/OM