EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Varios visitantes congregados delante de la obra "La duquesa de Alba"

Primera muestra de retratos de Goya revela una mirada profunda e incisiva

Reyes, mecenas y aristócratas, así como familiares y amigos, posaron para el artista

06/10/2015 | 09:49 am


LONDRES.-La primera muestra dedicada a la faceta de Goya como retratista revela la mirada profunda e incisiva del pintor español, que logró captar con sutileza la esencia de sus modelos, de reyes a familiares, sin restarles empaque y dignidad.

«Goya: los retratos», que abre entre mañana y el 10 de enero en la National Gallery de Londres, reúne unos 70 de los 150 retratos que se conservan del aragonés, que en su larga carrera documentó «con visión mordaz» los cambios de la sociedad española, según señaló hoy el director de la galería, Gabriele Finaldi.

Finaldi, que acaba de incorporarse a la pinacoteca británica procedente del Museo del Prado, destacó «los importantes préstamos» -entre ellos diez cuadros del museo español- que han hecho posible esta inusitada exposición, que recorre la historia de España desde mediados del siglo XVIII hasta principios del XIX.

Un pequeño autorretrato de Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828) a los 34 años inaugura el amplio recorrido por siete salas, que concluye precisamente con el último cuadro que pintó, en 1827, un retrato de su adorado nieto Mariano Goya y Goicoechea, hijo de Javier, el único de sus siete hijos con Josefa Bayeu que llegó a adulto.

Una de las estrellas indiscutibles de la muestra es «La duquesa de Alba» (1797), donde aparece la exhuberante aristócrata española vestida con traje típico y mantilla negros y un dedo apuntando al sueldo, donde dice: «solo Goya».

Asegurar la presencia de este lienzo, que solo ha salido una vez antes de Estados Unidos, «fue uno de los momentos más emocionantes de preparar esta muestra», declaró hoy el comisario, Xavier Bray, durante la presentación a la prensa.

Aunque quizás es más conocido por sus series de trágicos y sombríos grabados, lo cierto es que Goya, que en 1799 se convirtió en pintor principal de la corte española, dedicó buena parte de su carrera y un tercio de su producción al retrato.

Reyes, mecenas y aristócratas, así como familiares y amigos, posaron para el artista, que «se esforzaba por conocerles y pasaba tiempo con ellos» para llegar al fondo de su personalidad, explicó Bray.

EFE