EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Bandera Nacional de EEUU/ Cortesía

Posible salida de EEUU de Siria sacude el tablero del liderazgo mundial

08/04/2018 | 09:19 am


WASHINGTON.- Estados Unidos amenaza con enrocarse en la eterna partida de ajedrez que supone la lucha por el liderazgo mundial y que en estos momentos tiene su principal tablero en Siria, un conflicto que, tras comenzar como una guerra civil en 2011, ha acabado degenerando en una lucha internacional contra el yihadismo.

A pesar de lo mucho que está en juego en esta particular partida, hasta ahora los principales jugadores extranjeros, Estados Unidos, Rusia, Turquía, Irán e Israel, pese a no coincidir en las formas, parecían hacerlo en los objetivos: acabar con la presencia de terroristas islamistas y, en última instancia, estabilizar el país.

Para alcanzar esa estabilidad, hasta la fecha, algunos abogaban por derribar al auténtico rey de la partida, el presidente Bachar al Asad, mientras que otros se mostraban partidarios por acabar con la pléyade de peones que amenaza el orden establecido. Sin embargo, la intención del presidente de EEUU, Donald Trump, de ordenar la salida de sus tropas en cuanto se proclame la victoria sobre el Estado Islámico (EI), es decir «muy pronto», según declaró estos días, ha sacudido un tablero en el que los demás jugadores ven la oportunidad de dibujar a su antojo un nuevo escenario regional.

«Los rusos, los iraníes, los turcos y, por supuesto, el propio Al Asad han mostrado un mayor interés en el futuro de Siria. Están dispuestos a emplear más tiempo, recursos y vidas en este conflicto que EEUU», explicó a EFE Melissa Dalton, analista del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS).

De hecho, el pasado miércoles, los líderes de Rusia, Irán y Turquía se reunieron en Ankara para abordar la situación en Siria. Esta cumbre puso en jaque el liderazgo internacional de Washington, no sólo por el protagonismo del Kremlin, sino porque además parece legitimar a Irán como un actor importante en la región y pone a Turquía, un aliado de EEUU en la OTAN, en una posición que nadie esperaba hace sólo unos meses, cuando Ankara exigía la marcha de Al Asad.

De acuerdo con Dalton, esta decisión del comandante en jefe de EEUU puede llevar a una «conducta oportunista» por parte de Rusia e Irán, que podrían considerar que se trata de una ocasión perfecta para aumentar su influencia en la región ante «la duda» sembrada por Washington en cuanto a su compromiso con los países árabes.

La inminente vuelta a casa de los cerca de 2.000 militares que lideran una coalición formada por más de 60 países, cuyo objetivo es combatir al islamismo en Siria e Irak, podría debilitar, además, la lucha de EEUU contra el EI.

El principal aliado de EEUU en Siria en su lucha contra el EI, que actualmente se encuentra prácticamente acorralado en el valle del río Éufrates, es el contingente de las opositoras Fuerzas de Siria Democrática (FSD), cuyo objetivo, más allá de derrotar a los islamistas, es derrocar al presidente Al Asad.

Desde un punto de vista práctico, la promesa de retirada de Trump podría animar a las FSD a dejar de lado la lucha contra el terrorismo para centrarse en su objetivo: la caída del régimen.

EFE

Radio Escuela

Videoteca

Playlist Mega

Zona Éxitos