EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Personajes de cine (IV): Amo a mi esposo, jamás lo mataría

17/10/2020 | 11:22 am


CARACAS.- Muchos personajes son recordados por sus conflictos internos. Pero hay otros que no sufren tanto. Solo enfrentan obstáculos que generan conflictos externos. Es decir, situaciones que pueden amenazar su integridad física, pero no su equilibrio emocional o su moral.

Indiana Jones no se plantea si es correcto o incorrecto matar a un árabe para resguardar el Arca de la Alianza. James Bond no siente escrúpulos al aniquilar a su última conquista si esta lo traiciona. Esas acciones se corresponden con sus códigos de ética. Igual ocurre con los superhéroes clásicos. No se plantean esos problemas porque está amenazada toda la humanidad.

Los villanos no tienen ética ni moral. Actúan por ambición, resentimiento o ansias de poder. Y sin principios no hay conflicto interno posible. Ahí tenemos a Catherine Tramell o Tony Montana.

Indiana Jones, Archivo

Los asesinos en serie y los psicópatas tampoco muestran estos atributos, aunque suelen ser encantadores. Como ejemplos, Hannibal Lecter, el Jack de La casa que Jack construyó (2018) o Suzanne Stone: el personaje principal de To Die For (1995).

Suzanne es la chica más linda de su pueblo. Tiene algunos estudios universitarios y quiere ser una famosa presentadora de televisión. Por ahora trabaja en la humilde estación de la localidad. Suzanne es inconsciente de su pobre cultura y su mal gusto para el vestuario. Lo que sí tiene es la autoestima más alta del planeta.

Su primer paso para ascender es casarse con Larry Maretto. Un joven que le brindará la estabilidad económica necesaria para Suzanne y su carrera. Larry es la ingenuidad en pasta, la complace en todo y carece de aspiraciones. Solo tiene un defecto: quiere ser padre. Y un hijo es un obstáculo que Suzanne no tolerará. Así que debe deshacerse de Larry sin perder los beneficios del matrimonio. ¿Y qué mejor manera sino asesinándolo? Sí, Suzanne es una psicópata.

Matt Dillon

Si recién casada asistió de arrocera a una convención de televisión para acostarse con el ejecutivo de una gran empresa televisiva, tampoco le cuesta planificar cuidadosamente un asesinato. Suzanne vende a sus jefes la idea de un documental sobre jóvenes, para entrar en contacto con adolescentes. Seduce a Jimmy, víctima de los maltratos paternos, hasta convertirlo en dependiente del sexo que solo ella le sabe brindar, y se convierte en modelo a seguir para Lydia, una gordita vinculada a una madre disfuncional. Ellos, con la ayuda de otro compañero, serán los instrumentos para el crimen.

Nicole Kidman

Para Suzanne, las personas son obstáculos o trampolines. Por eso sus conflictos son externos y solo acomete acciones en beneficio propio. Es una psicópata naive, arrogante, ególatra, pobremente ambiciosa, ridículamente inculta y aterradoramente calculadora. O sea, es despreciable. Pero Suzanne nos conmueve y nos divierte gracias a Nicole Kidman, con un personaje que no se detiene a reflexionar.

Suele pensarse que en las películas serias importantes los protagonistas padecen grandes conflictos. Suzanne Stone demuestra que no siempre es así.

Ricardo Azuaga

@RicardoAzuaga (Twitter)

@ricardoazuaga (Instagram)

Radio Escuela

Videoteca

Playlist Mega

Zona Éxitos