EN VIVO DEPORTES



El piloto italiano recorriendo el circuito de Silverstone. Foto: cortesía

«Pecco» Bagnaia se quedó con el triunfo en suelo británico

07/08/2022 | 09:01 am


Silverstone (Gran Bretaña).- Francesco «Pecco» Bagnaia se adjudicó su segunda victoria consecutiva al vencer en el Gran Premio de Gran Bretaña de MotoGP en el circuito de SIlverstone, por delante de Maverick Viñales y con su compañero de equipo, Aleix Espargaró, minimizando daños en la lucha por el título con Fabio Quartararo.

Bagnaia supo jugar sus bazas a lo largo de toda la carrera y, aunque en las vueltas finales, Viñales intentó conseguir su primer triunfo con Aprilia, se tuvo que conformar con la segunda plaza y terminar por delante de Jack Miller.

Aleix Espargaró, que sufrió una fuerte caída el sábado, se sobrepuso como pudo al dolor para aguantar en el grupo de cabeza e incluso intentar superar en la última vuelta a su rival por el título y líder del campeonato, el vigente campeón Quartararo, que apenas pudo sacarle un punto de ventaja al español.

Zarco y Quartararo salieron como una exhalación, el primero desde la pole position y el segundo desde la cuarta plaza, pero desde mucho más atrás, desde la décima posición, Alex Rins sorprendió a muchos de sus rivales, hasta a cinco, mientras que Maverick Viñales, que salía segundo, se vio superado.

El francés de Ducati salió disparado al arrancar la sesión para intentar poner tierra de por medio y nada más cumplirse el primer giro, la Dirección de Carrera avisó que Quartararo ya podía cumplir con su penalización de «vuelta larga», para lo que tenía tres vueltas sin volver a ser penalizado.

Con Zarco en cabeza, Quartararo se pegó a su rebufo, quienes eran perseguidos por Jack Miller, «Pecco» Bagnaia, Alex Rins y los dos pilotos de Aprilia, Maverick Viñales y Aleix Espargaró.

Johann Zarco, que no ha conseguido su primera victoria en MotoGP, se mantuvo firme en su ritmo en la cabeza de carrera con Fabio Quartararo ya obligado a hacer su «vuelta larga» de sanción, perseguido por Jack Miller, Alex Rins y «Pecco» Bagnaia en primera instancia.

Quartararo se metió en la zona dispuesta para ello y salió entre Bagnaia y Viñales, en la quinta posición, y justo por delante de Jorge Martín, que acababa de superar a Aleix Espargaró y que perdió uno de los alerones de su moto en un toque en plena salida con varios rivales.

En cuanto al líder se refiere, una vez más Zarco se quedó sin subir a lo más alto del podio, en esta ocasión debido a que se fue al suelo en la curva ocho de la quinta vuelta, pero intentó continuar desde la última posición y dejando al frente de la prueba a Miller y Rins, quien en ese mismo giro intentó superar al australiano en varias ocasiones, pero no tuvo éxito hasta el siguiente giro, cuando en el segundo parcial volvió al ataque y esta vez sí dejó por detrás a su rival.

El grupo de cabeza estaba muy unido, con Alex Rins líder, pero seguido muy de cerca por Miller, Bagnaia, Quartararo, Martín, Viñales y Aleix Espargaró, quien sacó todas las fuerzas posibles para intentar aguantar en el grupo de adelante tras la fuerte caída del sábado.

El español de Suzuki fue tomando poco a poco algo de ventaja sobre su grupo perseguidor, formado por hasta once pilotos que, por entonces, rodaban prácticamente en fila india, con Jorge Martín como el principal protagonista, adelantando a rivales hasta ponerse cuarto, mientras Aleix Espargaró recuperaba poco a poco la distancia cedida en las primeras vueltas.

En el noveno giro, Viñales consiguió superar a Quartararo para intentar «engancharse» a la rueda de las dos Ducati oficiales de Miller y Bagnaia y a la de Jorge Martín, mientras su compañero de equipo, Johann Zarco, desistía de continuar, tras la caída, y se marchó a su taller.

Bagnaia comenzó a recortarle diferencias con Rins a pasos agigantados tras doblegar a su compañero de equipo Miller, en tanto que Quartararo no conseguía pasar de la sexta posición y dos puestos por detrás se encontraba Aleix Espargaró, cuyo principal objetivo en Silverstone tenía que ser acabar por delante del francés como fuese para recortar las diferencias en el campeonato.

El italiano vio la oportunidad de superar a Rins en la vuelta doce, en el segundo parcial, y la aprovechó. Por entonces, diez pilotos «aguantaban» el ritmo en el grupo de cabeza.

Pero Bagnaia no consiguió inicialmente escaparse de sus rivales y tras su estela aguantaron tanto Rins como Miller, Viñales, Quartararo, Mir, Aleix Espargaró, Enea Bastianini y Miguel Oliveira, que eran quienes formaban el grupo de cabeza,

Joan Mir fue la primera baja en ese grupo al sufrir una caída en la curva siete, instantes después de que lo superase a él y a Aleix Espargaró, el italiano «La Bestia» Bastianini.

Por delante de ellos, Maverick Viñales comenzó su particular ataque al superar primero a Jorge Martín, y poco después a Alex Rins, para intentar cazar al dúo de cabeza, Bagnaia y Miller.

Viñales «cazó» a Miller a poco más de tres vueltas del final y se fue tras la estela de Bagnaia, todavía líder, si bien el español rodaba casi tres décimas de segundo más rápido que el italiano en busca de su primera victoria con Aprilia y la tercera con una marca diferente del campeonato, pues el de Roses sabe lo que es ganar con Suzuki -lo hizo en 2016 en Silverstone-, y después con Yamaha.

Viñales hizo un primer intento de acceder al liderato poco después, pero Bagnaia le devolvió la acción y entró en la última vuelta como líder, con Viñales «achuchando» como podía a su rival, aunque al final se tuvo que conformar con la segunda plaza por delante de Miller.

La cuarta plaza fue para Bastianini, que le ganó su duelo particular a Jorge Martín con Miguel Oliveira en la quinta posición por delante de Alex Rins, Fabio Quartararo, Aleix Espargaró y Marco Bezzecchi, quienes ocuparon las diez primeras posiciones.

EFE