EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Diseño de la holandesa Liselore Frowjin inspirado en su gran musa, la escultora y pintora Niki de St. Phalle, fallecida en 2002

París homenajea en la pasarela a la mujer fuerte y con carácter del siglo XXI

Los desfiles de presentación de las colecciones otoño-invierno 2016/2017 comenzaron con diseños de creadores noveles, que demostraron cómo los prototipos en el mundo de la moda también cambian

01/03/2016 | 02:48 pm


La creadora Liselore-Frowjin

La creadora Liselore-Frowjin

PARÍS.- La mujer, llena de fuerza, carácter y personalidad, se convierte en la musa única y total de la moda de la mano de los diseñadores de Nehera, Léa Peckre y la holandesa Liselore Frowjin, que con tan solo 24 años se estrenó hoy en la Semana de la Moda de París.

Dando un giro a lo que se ha visto en las últimas temporadas, los modistos defendieron a una mujer con carácter, creativa y poderosa, como demostró por ejemplo la jovencísima Frowjin en la firma que lleva su mismo nombre.

La holandesa se estrenó en el Atélier holandés, en pleno centro de la Rive Gauche parisina, un espacio diáfano en el que destacaron su propuestas: un sinfín de colores en faldas de tubo, chaquetas tipo «bomber» y pantalones de pata de elefante en estampados salvajes.

El trabajo de la diseñadora, que se graduó hace tan solo dos años, está muy influenciado por el arte y aprovechó su estreno por la puerta grande de la moda para dedicar el desfile a las mujeres, concretamente a su gran musa, la escultora y pintora Niki de St. Phalle, fallecida en 2002.

Han sido sus esculturas las que han motivado a Frowijn a trabajar especialmente los textiles y las texturas de esta colección, donde los materiales se mezclan y se superponen.

Una línea de ropa dedicada a «todas las mujeres fuertes» que viven o han vivido en este mundo, mujeres que desprenden la misma vitalidad y energía que los diseños de la holandesa y que, como ella, disfrutan con lo inesperado y buscan lo original.

La firma Nehera fue más allá de los cánones de belleza al valerse en su desfile de mujeres de todas las edades, entre ellas Alexis, una sexagenaria que lució uno de los looks de la marca presumiendo de una larguísima melena larga peinada hacia atrás.

Colección del diseñador Samuel Drira

Colección del diseñador Samuel Drira

Esta era la segunda colección del diseñador Samuel Drira para la firma tras su paso por el mundo de la edición de revistas, aunque también había trabajado como asesor y estilista para marcas tan reconocidas como The Row, Hermès o Hugo Boss.

En una gama de tonos tierra, Nehera cantó a la feminidad con prendas que se superponen, que envuelven y que atraen hacia ellas para que la mujer quiera tocarlas y, sobre todo, vestirlas.

A pesar del ímpetu con el que a veces los diseñadores intentan cargar a las colecciones de moda de significado artístico, Drira trató más bien de reflejar el mundo privado de la mujer, dejando que sea la cliente quien decida el mensaje que quiere darle a su moda y cómo quiere vestir.

Y otro de los nuevos talentos de la pasarela parisina, la francesa Léa Peckre, tan solo necesitó dos colores para hacer temblar el Palais de Tokyo, templo de la modernidad elegido como escenario para su muestra: azul noche y blanco pulcro.

La mujer que poropone el diseñador Samuel Drira

La mujer que poropone el diseñador Samuel Drira

Con este simbolismo, Peckre trasladó a sus modelos a las 5 horas de la mañana, momento del día en el que todo se mezcla: los que comienzan su jornada y los que la terminan.

Por ello, las prendas se adaptan igualmente: vestidos ultra cortos con volantes revoltosos, como la noche, abrigos masculinos sobre prendas de lencería que siempre mantienen el toque «sport» gracias al uso de deportivas en los zapatos, presentes a lo largo de todo el desfile.

EFE/SPLL