EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



La antigua ciudad siria de Palmira, Patrimonio de la Humanidad

Palmira podrá ser reconstruida, dice el presidente del Louvre

La humanidad no ha perdido la ciudad siria de Palmira ni otros vestigios milenarios que el Estado Islámico intenta hacer desaparecer, pues pueden ser reconstruidos, dijo a Efe el presidente del Museo del Louvre, Jean-Luc Martínez, autor de un informe sobre cómo salvaguardar el patrimonio de países en guerra

19/11/2015 | 07:33 am


PARÍS.-  «Frente a la gente que quiere destruir el pasado, nosotros proponemos construir el futuro. Trabajamos ya para el postconflicto», afirma en su despacho el historiador del arte y arqueólogo de origen español, en una entrevista concedida a Efe.

«A escala humana, el tiempo de destrucción es muy limitado y Palmira es una ciudad de varios milenios. No van a ser dos o tres años de destrucción los que la borren. Eso no es posible», recalca.

Mientras llega el momento de actuar sobre el terreno, se puede preparar a distancia la reconstrucción, identificar las obras, hacer la lista de los archivos, reconstruir en 3D, abunda Martínez, consciente de que este trabajo «llevará su tiempo», por lo que, para ser eficaz, ha de inscribirse en un proyecto a largo plazo.

Entre tanto, recuerda, «Palmira vive ya fuera de Palmira«. Hay una sala en el Louvre dedicada a esa ciudad Patrimonio de la Humanidad, dice el presidente de la pinacoteca más visitada del mundo, por la que pasan cada año más de nueve millones de personas.

«El dinero existe», y hay que reunirlo no en donaciones, sino en un «fondo de dotación mundial» cuyos intereses costeen los proyectos, explica al recordar que existen precedentes, como los palacios de San Petersburgo devastados en la II Guerra Mundial por el Ejército alemán, reconstruidos y redecorados gracias a archivos y vestigios.

En su informe, elaborado por un encargo del presidente francés, François Hollande, el pasado julio, cita trabajos de memoria similares ejecutados a mediados del siglo XX en Dresde (Alemania), Varsovia y Tokio.

EFE