EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



OTAN y Rusia vuelven a reunirse mañana para abordar Ucrania y seguridad

18/12/2016 | 09:21 am


otan-29BRUSELAS.- El Consejo OTAN-Rusia volverá a celebrar mañana en Bruselas una sesión, a nivel de embajadores, cinco meses después de la última, con el objetivo de abordar la seguridad en Europa y, más especialmente, la crisis en Ucrania.

El secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, confirmó el pasado jueves la reunión, que según precisaron fuentes aliadas a Efe tendrá lugar el lunes por la mañana.

Indicaron además que no está prevista ninguna rueda de prensa de Stoltenberg a su término pero sí la difusión de un vídeo en el que él mismo informará de los resultados.

«El Consejo OTAN-Rusia es una importante plataforma para el diálogo», recalcó el político noruego el jueves, cuando comunicó que se celebraría la reunión, en unas declaraciones a la prensa a su llegada a una cumbre de la Unión Europea, en la que participó como invitado.

La cita, en la que la seguridad en Europa y el conflicto separatista prorruso en el este de Ucrania serán protagonistas, tendrá lugar en un momento crítico de la guerra en Siria, donde Moscú respalda la actuación militar del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, especialmente en la norteña ciudad de Alepo.

La participación de Rusia en el asedio de la rebelde Alepo ya había sido motivo de preocupación para los ministros de Defensa de la OTAN, tal y como expresaron en su última reunión en octubre en Bruselas.

La última vez en que se reunió el Consejo OTAN-Rusia fue en julio pasado, y en aquella ocasión se trató del segundo encuentro de esas características desde el del 20 de abril, cuando volvieron a sentarse a la mesa las dos partes tras casi dos años de fricciones a causa del conflicto en el este de Ucrania.

La Alianza suspendió su cooperación práctica con Moscú tras la anexión por parte de Rusia de la península ucraniana de Crimea, pero ha mantenido siempre abiertos los canales para el diálogo político.

En la última reunión los embajadores de la OTAN y Rusia se mostraron dispuestos a seguir trabajando en seguridad aérea para evitar incidentes, pero también escenificaron su división en cuanto al refuerzo militar emprendido por la Alianza en el este de Europa y la crisis ucraniana.

Los líderes aliados aprobaron en su cumbre en Varsovia en julio -días antes del último Consejo OTAN-Rusia-, medidas de «defensa» y «disuasión» ante Rusia que incluyen el emplazamiento de unos 4.000 efectivos en cuatro batallones en Polonia, Estonia, Letonia y Lituania, así como de una brigada multinacional en Rumanía.

A pesar de los desencuentros por el refuerzo militar aliado o la crisis en Ucrania, ambas partes sí convergen en la importancia de tratar de dar más transparencia a sus operaciones militares para evitar incidentes como el derribo en noviembre pasado de un caza ruso por parte de Turquía en su frontera con Siria.

Según Stoltenberg, es importante trabajar con Rusia en la reducción de riesgos y que no se produzcan incidentes «que puedan descontrolarse».

EFE/SPLL