EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Lo escuchaste en: A Tiempo

Juan Pablo Olalquiaga, presidente de Conindustria

Olalquiaga desmiente que 2017 haya sido positivo para industriales

El máximo representante de Conindustria responde al presidente Nicolás Maduro que el sector registra cifras negativas desde 2012 ante la parálisis de la industria, debido a «una economía absolutamente enferma e incapaz de generar prosperidad”

24/10/2017 | 09:28 am


Juan Pablo Olalquiaga, presidente de Conindustria

CARACAS.- Juan Pablo Olalquiaga, presidente de la Confederación Venezolana de Industriales –Conindustria-, desmintió que 2017 ha sido un año muy positivo para los industriales, como lo aseguró el presidente Nicolás Maduro. “No solamente el primer trimestre de este año fue extremadamente negativo sino que venimos teniendo trimestres negativos desde 2012 en términos de capacidad instalada, suplir bienes a los consumidores y generación de puestos de trabajo”.

En el espacio A Tiempo de Unión Radio, preciso que en la encuesta de Coyuntura de Conindustria, en el segundo trimestre de este año, 76% de los industriales manifestaron que tenían mucho menos pedidos ante la pérdida del poder adquisitivo”.  “Uno se da cuenta de que se puede comprar con el dinero solo una fracción de los que solía comprar”.

Reitero que la inflación nos está comiendo de manera dramática “y la inflación es producto de una masa monetaria que va creciendo en ausencia de producción de bienes o servicios. La masa monetaria creció la semana pasada 8.8% solo en una semana, esa masa está haciendo subir al dólar a niveles incongruentes con una economía estable”.

Olalquiaga subrayó que en medio de este dramático entorno, es imposible que la industria venezolana pueda crecer, como resultado de “tener una economía absolutamente enferma e incapaz de generar prosperidad para los venezolanos”.

El economista puntualizó que, según Coyunturas, las empresas están trabajando al 34% de su capacidad instalada lo que solo es parte del problema. “Venezuela tenía 12 mil 700 empresas industriales y hoy solo tiene 3 mil y algunas están en manos el Estado y no funcionan”.

Agregó que además la economía requiere de instituciones que funcionen, es decir un Banco Central de Venezuela –BCV- autónomo. “En la medida que el BCV no es autónomo y funge como caja chica del gobierno, va generándose la emisión inorgánica de dinero que cubre ese déficit y que va presionando el dólar y los precios”.

“Si no tenemos un BCV  buscando estabilizar la moneda sino sirviendo para un propósito particular, en esa medida tendrás altos niveles de inflación”, apuntó.

 

Sonia Pomenta Llaña/Unión Radio