EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Incnedian gimnasio en el que se alojarían a migrantes en la ciudad de Wertheim

Ola de ataques incendiarios en Alemania deja cientos de refugiados sin techo

La canciller alemana, Angela Merkel, ha condenado reiteradamente todo brote xenófobo, mientras su ministro del Interior, Thomas de Maizière, ha advertido que tales actos serán castigados con rigor

20/09/2015 | 10:47 am


BERLÍN.- Una ola de ataques incendiarios en distintos puntos de Alemania, ocurridos a lo largo de este fin de semana, ha dejado inhabilitados varias instalaciones y pabellones deportivos destinados a albergar a cientos de refugiados.

Un centro de acogida provisional de Wertheim, en el «Land» de Baden Württemberg (sur), con capacidad para 400 personas, sufrió serios daños y quedó amenazado de derrumbe, tras el incendio registrado anoche.

En estado parecido quedó un edificio de viviendas que se estaba habilitando como centro de acogida, en Laage (este del país), y que asimismo fue pasto de las llamas la noche pasada.

Las autoridades de ambas localidades han iniciado la búsqueda de otros locales de capacidad parecida para proceder a la acogida de los peticionarios de asilo previstos.

El ministro alemán de Justicia, Heiko Maas, expresó su preocupación por los ataques contra instalaciones de este tipo, así como los casos de acoso por parte de ultraderechistas registrados estos días, mientras siguen llegando al país miles de solicitantes de asilo.

Además de los mencionados incendios en instalaciones destinadas a los refugiados, este fin de semana se registraron acciones de acoso contra asilados o los voluntarios que participan en su acogida en varias poblaciones del este y el sur del país.

En Riedlingen, asimismo en Baden Württemberg, un centro donde residen 47 sirios apareció con cruces gamadas pintadas en el exterior y fueron incendiados dos contenedores de basura.

En Bischofswerda, en el estado oriental de Sajonia, se reprodujeron por tercera noche consecutiva actos de protesta, acoso, insultos y lanzamiento de botellas por parte de un centenar de ultraderechistas contra autobuses de refugiados.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha condenado reiteradamente todo brote xenófobo, mientras su ministro del Interior, Thomas de Maizière, ha advertido que tales actos serán castigados con todo rigor.

Desde que empezó el año, y coincidiendo con las primeras oleadas de refugiados a Alemania, se han disparado los ataques contra albergues de asilados, nuevos o ya habitados.

El caso más relevante fue el incendio provocado de un albergue en construcción en Tröglitz (este), preparado para recibir a un centenar de asilados, que tras semanas de amenazas desde la ultraderecha quedó inutilizado por las llamas.

Pese a los controles fronterizos implantados el pasado domingo, han seguido llegando al país entre 2.000 y 10.000 nuevos peticionarios de asilo diarios, a los que se registra y distribuye por distintas regiones tras su entrada en el país.

Merkel se reunirá el próximo jueves con los líderes de los «Länder», que exigen desde hace meses más recursos para garantizar una acogida digna a los refugiados, a los que hasta ahora se aloja en recintos provisionales repartidos de forma más o menos equitativa por todo el país.

EFE/SPLL