EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Noruega advierte de que la guerra siria podría destruir Europa

El ministro noruego lamentó la escasas ayudas humanitarias

22/09/2015 | 08:08 am


BEIRUT.-El ministro noruego de Asuntos Exteriores, Børge Brende, advirtió hoy en Beirut de que la guerra siria podría extenderse también a Europa, por lo que «encontrar una solución política debe constituir una prioridad para las Naciones Unidas».

«En la actualidad estamos frente a dos alternativas: construir Siria o destruir ese país, la región y Europa», dijo el responsable noruego en una rueda de prensa conjunta con su homólogo libanés, Yebrán Basil.

A su juicio, la inestabilidad y la destrucción llegarán a Europa si esta «fracasa en ejercer presión para frenar el casos que afecta no solo a Siria, sino a toda la región».

Refiriéndose al Líbano, Brende declaró que este país asume grandes responsabilidad con la acogida de refugiados sirios y prometió continuar ayudándolo, sobre todo en el ámbito de la educación.

El ministro noruego lamentó la escasas ayudas humanitarias: «Los retos aumentan con la guerra en Siria, lo que empuja a los refugiados a huir a Europa».

Por su parte, Basil expresó sus temores sobre la expansión del terrorismo y la ola de refugiados.

«Esto necesita una respuesta internacional global, debemos actuar juntos para limitar los daños y los costes de lo que sucede en especial en los ámbitos de la seguridad y la economía», subrayó.

Señaló que el peligro en el ámbito de la seguridad se está extendiendo a Europa y que la región está reestructurándose sobre bases confesionales y étnicas, por lo que abogó por una solución política y no solo una respuesta militar.

El jefe de la diplomacia noruega se entrevistó asimismo con el ministro libanés de Asuntos Sociales, Rachid Derbas, quien apuntó que mientras Europa acoge 120.000 refugiados sirios, una pequeña aldea en el Líbano como Arsal, 80.000.

Según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) el Líbano acoge 1.113.941 sirios, mientras que las autoridades locales elevan esa cifra a más de un millón y medio.

EFE