EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Evo Morales. Foto: EFE

Morales aprovechó 2015 para lanzar su estrategia de continuismo en el poder

Bolivia recibió en el 2015 al primer papa latinoamericano, vio recrudecerse su eterno conflicto marítimo con Chile, sintió los primeros embates de la recesión económica y asistió, dividida, a la ofensiva de Evo Morales para seguir en el poder cambiando la Constitución que él mismo promulgó en 2009

28/12/2015 | 07:05 am


LA PAZ.-   El país andino concluye el año inmerso en una caldeada campaña, porque el próximo 21 de febrero los ciudadanos deberán decidir en un referendo si aceptan o rechazan cambiar un párrafo de la Constitución para permitir que Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, puedan acudir a los comicios del 2019.

En la actualidad, la Carta Magna solo permite dos mandatos consecutivos, aunque el gobernante va ya por el tercero después de que el Tribunal Constitucional avalase en 2014 la tesis oficialista de que el primer mandato de Morales no cuenta porque Bolivia se refundó como Estado Plurinacional en 2009.

Más personalista que nunca, la campaña tiene por un lado a una atomizada oposición enervada ante la perspectiva de que Morales se quede en el poder hasta el 2025, y por otro a un oficialismo que ha recurrido a lo racial y al miedo, advirtiendo de que si Morales no es reelegido, «los blancos» volverán al poder.

«Si Evo no tiene apoyo regresarán los gringos, regresarán los asesinos y a las wawas (bebés) les van a quitar todo y va a haber llanto, y el sol se va a esconder y la luna se va a apagar y todo va a ser tristeza», auguró a finales de noviembre el vicepresidente Linera en un discurso ante una comunidad indígena del altiplano.

La campaña por el ‘Sí’ o por el ‘No’ ha acabado involucrando incluso al otro gran protagonista del año en Bolivia, el papa Francisco.

Y es que los políticos bolivianos no han dudado en «reciclar», según sus intereses, los carteles que en julio pasado dieron la bienvenida al pontífice argentino en una visita de tres días a Bolivia en la que el país entero se volcó.

 

EFE