EN VIVO DEPORTES



AP

Miguel Montero en los playoffs: dos hits, pero memorables

El criollo celebró como pocos el triunfo de los Cachorros en la Serie Mundial. Entérate qué dijo tras el título

03/11/2016 | 12:57 pm


CLEVELAND.- Miguel Montero bromeó por las circunstancias que rodearon su hit que produjo la carrera de la diferencia definitiva en la victoria en el séptimo juego que dio a los Cachorros de Chicago su primer campeonato de la Serie Mundial desde 1908.

«No puedes llenar las bases para enfrentarme. Ahí están mis números», dijo en broma y en serio el receptor venezolano, cuyo hit al bosque izquierdo puso a los Cachorros arriba por dos carreras en la parte alta del décimo inning.

Chicago acabó imponiéndose 8-7 ante los Indios de Cleveland, con Montero conformando con Mike Montgomery una inesperada batería para el último out.

Que curiosa fue la postemporada de Montero. Fue titular en apenas dos partidos, ambos con Jake Arrieta como abridor. Pero produjo cinco carreras de descomunal importancia.

Su alusión sarcástica a que lo retasen con las bases llenas aludía al grand slam que disparó en el primer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, en la que los Cachorros eliminaron a los Dodgers de Los Ángeles.

Tomó 12 turnos durante todos los playoffs y solo conectó dos hits, pero que clase de hits.

«Para ser sincero, no tenía pensado que iba a jugar», contó Montero, el tercer receptor que emplearon los Cachorros en el séptimo partido, ingresando en el noveno inning.

«Me pusieron en la situación más difícil posible, porque no los había enfrentado (a los Indios). Como receptor uno tiene un poquito de idea, pero no es lo mismo estar detrás del plato que en la banca».

 

 

«Yo creo que me sentí mal en toda esta Serie Mundial», reflexionó Montero. «Yo creo que con toda la experiencia que tengo, y los pitchers han lanzado bien conmigo todo el año, y no darme una oportunidad por un juego. Pero tenía el presentimiento que se me iba a pegar algo en la Serie Mundial».

 

Montero tuvo otra frase memorable para referirse a la cacareada maldición de la cabra Billy. «Nunca creí en eso. Y si existió, rompimos el hechizo».

De vuelta en Chicago el jueves, el venezolano escribió en Twitter: «¿Gente, se acuerdan de mi promedio al bate en la temporada regular? A quien le importa».

AP