EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Foto: Tiempoargentino

Más de 50.000 usuarios de Buenos Aires siguen sin luz por la ola de calor

Argentina se encuentra en una situación de emergencia energética, declarada a mediados de diciembre pasado por el nuevo ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, quien también recientemente anunció aumentos de hasta un 600% en las tarifas de luz

17/02/2016 | 02:39 pm


BUENOS AIRES.- Los apagones ocasionados por la gran demanda de energía eléctrica en plena ola de calor en el verano austral continúan afectando a más de 50.000 usuarios en la ciudad de Buenos Aires, mientras crece la indignación entre los vecinos de los barrios damnificados, que piden soluciones al Gobierno local.

Según datos del gubernamental Ente Regulador de Electricidad (Enre), 17.050 titulares de la empresa concesionaria Edenor y otros 38.124 de la compañía Edesur no tenían hoy suministro eléctrico debido a cortes que afectaron sobre todo a barrios como Caballito, Almagro o Villa Crespo.

Hoy en esa misma zona, se podían ver multitud de establecimientos cerrados, grandes generadores a la salida de muchos comercios que no disponían de servicio eléctrico o vecinos que iban por agua a la calle tras comprobar que las bombas de sus edificios estaban fuera de servicio.

Ya durante este martes, los apagones afectaron a casi 260.000 hogares en la zona metropolitana, especialmente tras la caída del sol, cuando vecinos de varios barrios cortaron la calle para protestar y pedir una solución al Gobierno de la ciudad, que dirige Horacio Rodríguez Larreta.

Uno de los comercios damnificados por el corte fue el Bingo Caballito, cuyo gerente, Marcelo Cruz, explicó que ayer, a las nueve de la noche, «el suministro se cortó, los aires acondicionados dejaron de funcionar» y tuvieron que desalojar la sala, una situación que, según apuntó, perjudica gravemente a su negocio.

Sin embargo, la problemática no es nueva: según otra habitante de la zona, Cristina Feito, los apagones se vienen sucediendo desde hace ya varios años, aunque, subraya que es cierto que la situación se agravó este verano, debido a las altas temperaturas, que fuerzan el uso de los aires acondicionados y de los ventiladores.

EFE