EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Malcom Turnbull. Archivo

Malcom Turnbull jurará cargo como primer ministro de Australia

El dirigente político se caracteriza por darle mayor importancia a las políticas económicas y apoyar el matrimonio gay

14/09/2015 | 09:27 pm


SÍDNEY.- El político australiano Malcom Turnbull jurará hoy el cargo de primer ministro de su país, un día después de la revuelta interna de su partido en la que arrebató el liderazgo a Tonny Abbott.

Como parte de las formalidades, Abbott deberá presentar antes su renuncia al gobernador general de Australia, Peter Cosgrove, y comunicar el resultado de la votación que se produjo anoche en el seno del Partido Liberal y que ganó Turnbull por 54 a 44 votos.

Más tarde, Turnbull acudirá a la Casa de Gobierno para jurar el puesto de jefe del Ejecutivo ante Cosgrove, quien representa a la reina Isabel II, jefa del Estado en Australia.

Turnbull señaló a los medios en Camberra a primera hora del día que está «lleno de optimismo» y que espera «que en las próximas semanas y meses que vienen podamos fijar más bases» de su Gobierno.

Este se caracterizará por ser «absolutamente liberal», y se enfocará en la economía, según prometió anoche este líder que se caracteriza por su visión empresarial, sus ideas republicanas y su apoyo al matrimonio de personas del mismo sexo.

Turnbull se convertirá en el vigésimo noveno primer ministro de Australia -el quinto en un período de cuatro años-, y podría anunciar una reorganización del Gabinete en las carteras de Economía, Educación y Defensa, según los medios locales.

Esta era la segunda vez que el defenestrado Abbott ponía a prueba su liderazgo después de que en febrero superara una moción de censura planteada por un sector de su partido, que ganó con 61 votos a favor por 39 en contra.

Entonces, Abbott se jugó el puesto tras unas polémicas medidas de su gobierno que tuvo que modificar o retirar y después de que concediera el título de caballero de Australia al marido de la reina Isabel II de Inglaterra, el príncipe Felipe.

No es la primera vez que una crisis de partido pone en jaque al Gobierno australiano después de que en 2010 el primer ministro laborista, Kevin Rudd, perdiera el cargo y las riendas de su partido en una moción de censura.

Entonces el cargo le fue arrebatado por Julia Gillard, a quien Rudd respondió con la misma moneda tres años después, justo antes de perder las elecciones ante Abbott en 2013.

EFE