EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Emmanuel Macron/Foto: archivo

Macron no cede en su plan ecológico pero atenuará las subidas del carburante

27/11/2018 | 12:23 pm


París.- En plena tensión social por las protestas de los «chalecos amarillos», el presidente francés, Emmanuel Macron, no cedió hoy a la principal demanda de este movimiento -la congelación de las tasas al carburante-, aunque se abrió a atenuarlas en función de las fluctuaciones del precio del petróleo.

Después de dos semanas de una serie de protestas promovidas por los «chalecos amarillos» -algunas de ellas, como la del pasado sábado, salpicadas por escenas de violencia-, el jefe de Estado dio un paso al frente para explicar cómo ese impuesto financia la transición energética.

«Hay que construir un método para estar a salvo de las fluctuaciones del crudo. Deseo que en tres meses haya un método para que esta tasa sea más inteligente, dado que ahora es un poco ciega«, admitió Macron, visto por sus críticos como el «presidente de los ricos» alejado de las necesidades de las clases medias y populares.

A pesar de que no aportó detalles acerca de cómo se calculará ese impuesto -que subió este año 7,6 céntimos por litro para el diesel y 3,9 céntimos para la gasolina-, dijo que se organizará «una cita trimestral que mitigue el efecto de un aumento en los precios mundiales» del petróleo.

Aunque «no cambiaremos de opinión, asumiendo nuestras convicciones» ecologistas, anotó el dirigente, quien descartó así aplicar una moratoria en la subida de esa tasa.

«Si no hacemos nada dejaremos a nuestros trabajadores más modestos de la misma manera que han estado en las últimas décadas«.

Alertó el presidente francés, quien dijo que las clases medias rurales afectadas por el impuesto al combustible «son las primeras víctimas» de las políticas de los últimos 40 años.

«Primero les dijimos que se podían ir a vivir lejos de las grandes ciudades, luego que siempre podían tener un coche para desplazarse al trabajo», haciéndoles dependientes de este medio de transporte, lamentó.

Para Macron, la transición hacia una energía limpia es necesaria para la soberanía energética y para no depender de los precios del crudo que establecen países productores como Rusia, Irán y Arabia Saudí.

EFE