EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Los maestros prometen intensificar sus protestas en el sur de México

Jose Luis Escobar, integrante de la sección 7 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, responsabilizó al presidente, Enrique Peña Nieto, del actual conflicto

29/06/2016 | 02:48 pm


MEXICO.- Los maestros que rechazan la reforma educativa de 2013 prometieron  intensificar sus protestas ante la «cerrazón y miopía del Gobierno», a pesar de que sus bloqueos carreteros han generado escasez de alimentos y combustible en el sur del país.

Jose Luis Escobar, integrante de la sección 7 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Chiapas, responsabilizó al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, del actual conflicto.

«La única solución la tienen ellos», dijo a Radio Fórmula al aludir al Gobierno de Peña Nieto, al que demandan la derogación de la reforma educativa, que estableció la evaluación continua a los docentes y puso fin a añejos privilegios sindicales.

Recordó que «los bloqueos (carreteros) cumplen hoy tres días de manera total», por lo que consideró probable que haya desabastecimiento de gasolina en la mayor parte del estado, como aseguran las asociaciones del sector.

A pesar de estas afectaciones, el pueblo «ha entendido que es necesaria esta forma de lucha ante la cerrazón y la miopía del Gobierno», aseguró Escobar, quien añadió que no solo continuarán los bloqueos, sino que hoy los maestros «van a determinar acciones de mayor intensidad».

Dijo que al menos tienen bloqueos en una veintena de carreteras, la mitad realizado por miembros de la CNTE y la otra mitad por pobladores.

Entre los puntos donde se ha cortado la circulación están tres puentes ubicados en la frontera con Guatemala.

El presidente de la Unión de Distribuidores de Gasolinas de Chiapas, Arnulfo Cordero, señaló que más de cien centros ya no tienen gasolina.

Asimismo, que Pedro Mier, presidente de Empresarios Gasolineros de Chiapas, indicó que en Tuxtla Gutiérrez, la capital, solo unos seis o siete centros cuentan con combustible.

EFE