EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Berthe Morisot

Los impresionistas, protagonistas del otoño artístico de Houston

21/10/2019 | 10:45 am


HOUSTON.- El Museo de Bellas Artes de Houston ha programado un «otoño impresionista» con dos exposiciones que muestran la importancia de este movimiento en el camino al arte moderno y reivindican la figura de una mujer injustamente valorada.

Berthe Morisot

A partir de este lunes y hasta el 12 de enero, el museo houstoniano presenta «De Monet a Picasso: Una colección muy privada» y «Berthe Morisot: Impresionista Original», dos exhibiciones que dan protagonismo a los grandes exponentes del impresionismo y postimpresionismo desde finales del siglo XIX a inicios del XX.

Especialmente, «Berthe Morisot: Impresionista Original», rinde un homenaje a esta pintora francesa, quien a pesar de ser una de las fundadoras del movimiento impresionista y haber expuesto en el salón de artistas independientes junto a sus coetáneos, no obtuvo el reconocimiento que ellos sí lograron.

La muestra permite apreciar la extraordinaria obra y carrera de Morisot, quien «ciertamente igualó y en algunas ocasiones sobrepasó el talento de sus más famosos colegas (..) con una forma particular de pintar y capturar un momento en la vida de esa época como nadie lo había hecho antes», comentó Gary Tinterow, director del Museo en la presentación de la exhibición.

Unas 24 pinturas provenientes de coleccionistas privados e instituciones públicas exploran el universo de Morisot (1841-1895) y la «amplitud y profundidad» de su legado, desde paisajes hasta escenas de la vida cotidiana protagonizadas por mujeres y niños.

La exposición muestra cómo la autora, siguiendo una costumbre de la época, experimentó con la luz y el color en espacios interiores y al aire libre en otras como «Interior» (1872), «En la playa de Fécamp» (1874), o «Al escondite» (1873), donde retrata a su hermana Edma, una de sus modelos predilectas.

La comisaria de la muestra, Helga Aurisch, comentó que es un buen momento para «ver qué tan radical era Morisot como artista para su tiempo», algo que, dijo, «se le debería reconocer».

Las figuras elegantes de dos damas reproducidas en «Mujer con un abanico» (1876) y «En el baile» (1876), o «Mujer en su baño» (1875-80), reflejan la vida personal de la artista y el mundo femenino de esa época en París.

Otros lienzos que destacan son «Niños en el lavamanos» (1886), «Julie Manet con un galgo» (1893) o «Retrato de la señorita J.M» (1894), junto con otros que la artista francesa hizo de Julie, su única hija, que desde pequeña fue protagonista de muchas de sus obras y que muestran la evolución a un estilo más fluido.

Berthe Morisot

«De Monet a Picasso: Una colección muy privada», por su lado, compila obras de artistas como Claude Monet, Jean-Baptiste Camille Corot, Pablo Picasso, Camille Pisarro, Pierre-August Renoir, Vincent van Gogh, Mary Cassatt, Alfred Sisley, Paul Gauguin, Paul Cézanne, Henri Matisse, Georges Braque, Fernand Léger y Juan Gris, entre otros, dando idea de la evolución del impresionismo a la modernidad.

Las más de 50 piezas proceden de la impresionante colección privada de una pareja que se mantiene anónima y, aunque algunas han sido prestadas a otras muestras internacionales, esta es la primera vez que se exhiben todas juntas.

«Nos sentimos muy complacidos en ser la primera y única institución donde se exhibe esta colección, y sobretodo ahora en el contexto de la obra de Berthe Morisot», indicó Tinterow.

El orden de las piezas permite «contar una historia desde los inicios del movimiento avant-garde, hacia una sucesión rápida con Juan Gris, Henri Matisse y Pablo Picasso», explicó a Efe Ann Dumas, comisaria de la muestra y de la Real Academia de las Artes de Londres y nombrada, recientemente, asesora del museo de Houston.

Destacan obras como «Valle de Creuse, sol del atardecer» de Monet, «Escena de Martinica con un árbol de mango» de Paul Gauguin, pasando por «Limones contra un fondo de Flor de Lis» de Matisse, considerado el máximo exponente del fauvismo, y dos piezas del cubista español Juan Gris, «Guitarra» y «Chaquete».

Completan la muestra tres obras fascinantes de Picasso: «Mujer sentada con un vestido turco» (1955), donde retrata a Jacqueline Roque, su segunda esposa, parte de la serie de 15 cuadros inspirados en el célebre «Mujeres de Argel en su apartamento» de Delacroix.

Van Gogh

Le acompaña «Esposa del artista» (1920), un dibujo clásico de la bailarina rusa Olga Khokhlova, una de sus musas, y que contrasta con «Mujer sentada en una silla» (1941), retrato «fragmentado visualmente» de Dora Maar hecho durante la II Guerra Mundial.

EFE/SPLL