EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Los actos fúnebres del príncipe de Edimburgo están diseñados bajo sus órdenes

16/04/2021 | 12:51 pm


LONDRES.- La familia real británica se prepara para despedir este sábado al duque de Edimburgo, cuyo funeral se celebrará en la capilla gótica de San Jorge, en el castillo de Windsor, entre medidas de seguridad por el covid-19 y siguiendo un guión marcadamente militar ideado en vida por el propio príncipe.

Todos los detalles – desde la música que interpretará el coro que acompañará la ceremonia hasta las insignias militares que adornarán el altar, así como el vehículo Land Rover que transportará el cuerpo sin vida del consorte de Isabel II– obedecen a instrucciones precisas dadas por el marido de la soberana británica.

También los invitados –el reducido grupo de apenas 30 personas, seleccionadas de la lista original de los 800 que hubieran asistido en un mundo sin pandemia-, o las representaciones militares, responden al patrón que el propio duque solicitó para su despedida.

Un elemento con el que tal vez no contaba, según los medios, será el atuendo civil -y no el uniforme militar, como es tradición en funerales reales- que llevarán los invitados. Los varones podrán ponerse un abrigo de luto con sus medallas y las mujeres, vestido de día.

Esa decisión fue adoptada, al parecer, por la reina a fin de evitar que tanto su nieto, el príncipe Enrique, y su hijo menor, Andrés, queden excluidos de la etiqueta protocolaria.

El duque de Sussex perdió todos sus títulos militares al abandonar sus funciones como parte de la monarquía el pasado año.

Durante el cortejo fúnebre se sabe ya que los príncipes Enrique y Guillermo no caminarán uno al lado del otro sino que su primo Peter Philips, hijo de la princesa Ana y el capitán Mark Philips, se situará en medio de ambos hermanos.

Desde el palacio de Buckingham, la residencia oficial de Isabel II en Londres, no se ha hecho ningún comentario acerca de esa decisión y se han limitado a observar, ante preguntas de reporteros, que no comentan «sobre las percepciones de drama».

EFE