EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Lope de Vega

Lope de Vega, al descubierto en la Biblioteca Nacional de España

23/01/2018 | 01:04 pm


Lope de Vega

MADRID.- Desde hoy la Biblioteca Nacional de España (BNE) podrá dar a conocer mejor y con mayor veracidad la figura de Lope de Vega gracias a la adquisición de un epistolario de 117 cartas, 96 de ellas escritas de su puño y letra, dirigidas por el dramaturgo a su mecenas, el Duque de Sessa.

«Lope de Vega está de moda». Con esta afirmación, el presidente del Patronato de la BNE, Luis Alberto de Cuenca, puso hoy de manifiesto la importancia de estas cartas compradas por 400.000 euros (489.000 dólares) a la familia de Bustos y Pardo Manuel de Villena, y cuyo contenido ya se puede consultar en la Biblioteca Digital Hispánica.

Fechadas entre 1610 y 1614, este epistolario, en palabras de la directora de la BNE, Ana Santos, será de gran importancia desde el punto de vista «filológico» y de la investigación.

Además, enriquecerá la exposición prevista para otoño de este año, una muestra que pretende presentar de manera «panorámica y divulgativa» de este «histórico fenómeno cultural que se produjo en relación con el teatro del Siglo de Oro».

«Es la adquisición más importante que ha hecho la Biblioteca Nacional en el último año», puntualizó.

Cosidas en un tomo que carece de encuadernación, están enumeradas y faltan la 83 y la 88. Y además no cuentan con un orden cronológico. Eso sí, su grado de conservación es «muy bueno».

En la página que hace de portada se puede leer «Cartas y (billetes) de Belardo a Lucilo sobre diversas matterias», ya que Belardo alude al pseudónimo o alter ego utilizado por Lope en algunas de sus obras como en la comedia «Belardo furioso».

Según contó Carlos Peña, experto en el epistolario de Lope de Vega, se trata de un tomo que forma parte de un grupo de cinco, todas ellas entre el Duque de Sessa y el dramaturgo, quienes se conocieron en verano de 1605 y establecieron una amistad que pronto se convirtió en «secretario de amores» del Duque y le «prestaba» su voz.

«En 1611 el duque empezó a coleccionar obras de Lope y en 1618 encuaderna más de 600», añadió.

En cuanto al contenido de estas misivas, según el experto, en ellas se puede leer las «ideas y valores» de Lope de Vega y se puede «ahondar» en su psicología, en la «intimidad de su hogar».

«Sabremos entender sus caprichos, sus vicios, su enorme celopatía. Hay testimonios obscenos y jocosos, que tanto debían gustar al duque (…) y también están sus reacciones ante la muerte de Margarita de Austria, de Enrique IV de Inglaterra, ante su propio intento de asesinato en 1614, o de su ordenación como sacerdote».

Según detalló, en este tomo también se pueden conocer sus opiniones ante el devenir de las Academias literarias o su critica ante el comportamiento del «burgo» en las representaciones de sus obras, o su relación con Cervantes. Aunque, según destacó, en estas cartas también se corrigen algunos errores transmitidos por los copistas.

«Además de ser una ventana abierta al siglo XVII a través de sus ojos es un documento de trabajo para todos los ‘lopistas'», matizó Peña.

Este tomo podría ser el primero de los ocho o nueve volúmenes de cartas manuscritas por Lope de Vega que se sabe que existieron y que pertenecieron al archivo de la Casa de Sessa. Hasta la fecha solo están localizados dos, uno en el museo Lázaro Galdiano (tomo 2) y otro en la Real Academia Española (tomo 4).

Hasta ahora, la Biblioteca Nacional contaba con «casi la mitad de las obras» de Lope de Vega, pero con una única carta. «Era la tercera pata que faltaba de la colección de Lope», dijo el director de Manuscritos, Incunables y Raros de la BNE, Javier Docampo.

EFE/SPLL