EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Organización Internacional del Trabajo (OIT) / Foto: web

Largas jornadas son el principal factor de muertes ligadas al trabajo

17/09/2021 | 10:49 am


GINEBRA.-Trabajar más de 55 horas semanales está considerado ya como el principal factor de mortalidad en el trabajo, y está vinculado a 750.000 fallecimientos anuales, más de un tercio de los casi dos millones que cada año están relacionados con el empleo, revela hoy un estudio publicado por Naciones Unidas.

El documento, elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) tras cinco años de investigaciones, también señala la exposición a la contaminación del aire como otro importante factor de riesgo, ya que está ligada a 450.000 muertes anuales.

«Estos casi dos millones de muertes prematuras son evitables», subrayó en rueda de prensa la directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS, la española María Neira, quien añadió que tanto el sector sanitario como el laboral deben asumir una responsabilidad compartida para frenar el problema.

Gobiernos, empleadores y trabajadores «deben tomar medidas para reducir la exposición a los factores de riesgo en el lugar de trabajo», agregó en un mensaje de vídeo el director general de la OIT, Guy Ryder.

El estudio, que utiliza datos previos a la pandemia de COVID (de hasta 2016), tiene en cuenta  diecinueve factores de riesgo ocupacional, incluyendo la exposición al amianto (ligada a más de 200.000 muertes cada año) y en menor medida a sustancias como el cadmio, el arsénico, el berilio, el níquel, la sílice, o los formaldehídos.

Según la OMS y la OIT, unas 450.000 de estas muertes anuales son causadas por enfermedad pulmonar obstructiva crónica, 400.000 fueron accidentes cerebrovasculares, 360.000 se debieron a traumatismos y 350.000 tuvieron como causa una cardiopatía isquémica (estrechamiento de las arterias coronarias).

El estudio concluye que las muertes relacionadas con el trabajo ligadas a cardiopatías aumentaron un 41 % entre 2000 y 2016, mientras que las vinculadas a accidentes cerebrovasculares crecieron un 19 % en ese mismo periodo.

EFE