EN VIVO DEPORTES



La Vinotinto de Rafael Dudamel en la Copa América Centenario

Venezuela terminó séptima en la tabla general del torneo continental

20/06/2016 | 08:53 pm


CARACAS.- . Venezuela se resarció del momento que vivía y logró una Copa América Centenario 2016 formidable. Conquistó dos triunfos, un empate y sufrió una sola derrota. Demostró que pasó la página y que posee herramientas verosímiles para seguir imponiéndose a la historia.  

La llegada de Rafael Dudamel cambió por completo el juego nacional. Piedra angular de los frutos obtenidos. A punta de comunicación y entendimiento salieron a flote las mejores cualidades del combinado patrio, que volvió a la senda del triunfo (Jamaica y Uruguay). Esquivo por un extenso periodo de tiempo.

El combinado nacional, que no superó su mejor actuación en el certamen -semifinales-, recuperó la competitividad y dejó un balance positivo en su andar por tierras norteamericanas. Luego de verse sumergida en un mar turbulento de dudas y malos resultados; reencontrarse con la victoria fue la verdadera panacea para una Selección que halló en Estados Unidos su mejor versión.

De esta manera, la unión prevaleció sobre el rectángulo de juego y eso benefició al grupo. Venezuela fue más cuando el todo jugó en función de las partes.

Tomás Rincón aportó una salida limpia y un sobrio regreso. Se ratificó como mandamás de la oncena y propició un terreno fértil para la gestación de Alejandro «Lobo» Guerra, la perspicacia de Adalberto Peñaranda, el desequilibrio de Josef Martínez y la lucha incansable por el gol de Salomón Rondón. Carta de presentación de un once que tomó forma y que, sin duda, dará mucho más de qué hablar.

Arquímedes Figuera sigue mostrando galones para ser el acompañante de Rincón. El margen de mejora es tremendo. Su actualidad es la del capitán hace unos años: saber dosificar los tiempos y aprender a discernir el momento idóneo para entrar fuerte.

Rómulo Otero y Juan Pablo Añor, aunque no vieron tantos minutos, siguen siendo jugadores que marcan diferencia y cuando ingresaron pusieron su grano de arena. Sus nombres, para las eliminatorias, deben ser imprescindibles.

En la zaga, aunque Oswaldo Vizcarrondo no se encuentra en su mejor momento y mostró falencias severas estuvo acertado cuando se le necesitó.

Las grandes novedades fueron las excelsas actuaciones de Wilker Ángel y Rolf Feltscher: no desentonaron y dieron seguridad a una línea donde sólo Roberto Rosales era indiscutible.

Alexander González supo cubrir con creces las labores de Rosales -por lesión- quien es amo y señor del lateral derecho.  

Venezuela en la primera ronda mostró su mejor versión. Apeló a sus fortalezas y con victoria ante Jamaica; heroico triunfo ante Uruguay y empate agónico -con sabor a victoria- ante México marcaron un camino impregnado de esperanzas.

En cuartos de final, sin embargo, se mostraron las desvirtudes y los puntos a mejorar. Un gol en los primeros minutos, fue el cáncer terminable para una selección nacional que plantó y defendió una idea clara: el balón y su buen trato es prioridad. Recurso sine qua non para seguir marcando hitos en el balompié mundial.

Raúl Inojosa @RaulEduar – Unión Radio