EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Considerada una de las caras más bellas del celuloide por su larga melena pelirroja y grandes ojos verdes, fue requerida para papeles de heroína romántica en filmes, mayoritariamente de aventuras

La pelirroja de Hollywood cerró por última vez sus inolvidables ojos verdes

Con el director John Ford y el actor John Wayne, Maureen O’Hara rodó sus mejores películas, centradas sobre todo en el género del «western»

24/10/2015 | 04:11 pm


o'hara19IDAHO.- Maureen O’Hara, la pelirroja más famosa de Hollywood, que fuera actriz fetiche del director John Ford y protagonista de algunos de sus mejores «westerns», cerró sus inolvidables ojos verdes a los 95 años, rodeada de su familia, en su casa de Boise (Idaho).

Nacida como Maureen FitzSimon en Renalagh, suburbio de Dublín, el 17 de agosto de 1920, contaba en su haber con 55 películas a lo largo de casi 60 años de trayectoria, que se vieron homenajeados en 2014 con la entrega del Oscar honorífico de la Academia de Hollywood.

A los 15 debutó en el teatro y después de un pequeño papel en la película británica «My Iris Molly», en 1938, fue descubierta por el cantante norteamericano Harry Richman, quien fijó sobre ella la atención de los productores de Londres.

En la capital inglesa se instaló para estudiar en la London Academy y, tras realizar una prueba, fue contratada por el actor Charles Laughton, quien en aquella época era uno de los directivos de la productora Mayflowers Pictures.

Su primer papel en la gran pantalla llegó en 1939, cuando rodó junto a Laughton «Posada en Jamaica», bajo la dirección del maestro del suspense, Alfred Hitchcock.

Ese año se trasladó a Estados Unidos junto a Laughton, con quien compartió elenco en «Esmeralda la zíngara», adaptación cinematográfica de la novela de Víctor Hugo «El jorobado de Notre Dame».

Esta película lanzó al estrellato a la bella pelirroja, por lo que fue contratada por la productora estadounidense RKO, que la ligaría a Hollywood durante años.

Un año importante en su carrera fue 1941 cuando rodó por primera vez bajo la dirección de John Ford, que a partir de ahí la convertiría en su actriz fetiche. La película en cuestión: «Qué verde era mi valle».

John Wayne, actor cuya carrera también corrió ligada a la de Ford, se convirtió en su pareja cinematográfica en cinco filmes y fue su amigo más allá del celuloide.

Algunas de sus legendarias interpretaciones fueron: «El cisne negro» (1942), «Buffalo Bill» (1944), «Simbad el marino» y «Débil es la carne» (1947), «Secreto de mujer» (1948), «Territorio Comanche» (1950) y «Lady Godiva» (1955), entre otros.

EFE/SPLL