EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



La nube de polución cubre Beijing en 2do día de alerta roja

La alerta se declaró por una previsión el lunes de que los niveles superarían el 300 durante tres días seguidos

09/12/2015 | 02:38 pm


Una mujer camina con una mascarilla para protegerse de la contaminación en Beijing, China

Una mujer camina con una mascarilla para protegerse de la contaminación en Beijing, China

BEIJING.- Los vecinos de Beijing se quedaron el miércoles bajo techo en otra jornada de escuelas cerradas y restricciones sobre el tráfico, industria y construcción para mantener los niveles de contaminación aún más altos el miércoles, en el segundo de los tres días de alerta roja por contaminación, declarada por primera vez en la capital china.

Los automóviles con matrículas acabadas en números pares tenían prohibido circular y las escuelas y edificios en construcción permanecieron cerrados. En las calles se veían muchos menos peatones de lo normal, muchos con mascarillas blancas para filtrar el aire.

El martes se detectaron 3.690 vehículos que incumplían la norma de que sólo podían circular los autos con matrícula impar y muchos volvieron a desafiar las prohibiciones el miércoles. Algunas escuelas decidieron abrir pese a la orden de la junta educativa de que permanecieran cerradas hasta el jueves.

Los niveles de polución registrados a mediodía estaban en su mayoría entre 250 y 300 en el índice de calidad de aire de la ciudad, lo que podría apuntar a que las restricciones tenían efecto. La alerta se declaró por una previsión el lunes de que los niveles superarían el 300 durante tres días seguidos.

El índice está muy relacionado con los niveles de las peligrosas micropartículas PM2,5, que al mediodía alcanzaron una concentración de entre 200 y 250 microgramos por metro cúbico en el centro de la ciudad, lo que supone entre 8 y 10 veces el nivel de seguridad recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

Aunque muchas otras ciudades en China y otros lugares del mundo suelen experimentar niveles de polución aérea aún mayores que los de Beijing, la última crisis en la capital china ha provocado su primera alerta roja, enmarcada en un sistema de alertas y restricciones introducido hace dos años para combatir la persistente contaminación.

China, el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo, tiene previsto reducir las peligrosas emisiones de las centrales eléctricas de carbón en 50% durante los próximos cinco años y ha señalado que tiene previsto que sus emisiones toquen techo en torno a 2030 antes de empezar a reducirse.

AP/SPLL