EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Una mujer camina con una mascarilla para protegerse de la contaminación en Beijing, China. AP

La nube de polución cubre Beijing en 2do día de alerta roja

Los niveles de polución registrados a mediodía estaban en su mayoría entre 250 y 300 en el índice de calidad de aire de la ciudad

09/12/2015 | 08:34 pm


BEIJING.- Los vecinos de Beijing se quedaron el miércoles bajo techo en otra jornada de escuelas cerradas y restricciones sobre el tráfico, industria y construcción en el segundo de los tres días de alerta roja por contaminación, declarada por primera vez en la capital china.

Los automóviles con matrículas acabadas en números pares tenían prohibido circular y las escuelas y edificios en construcción permanecieron cerrados. En las calles se veían muchos menos peatones de lo normal, muchos con mascarillas blancas para filtrar el aire.

Zhao Hanxiao, de 8 años, dijo que no le importaba perderse unos días de escuela, pero estaba harta de no poder salir a jugar o visitar a sus amigos.

«Hay niebla gris por todas partes. No podemos salir de casa, no podemos hacer nada, sólo podemos quedarnos en casa, estudiar en casa, hacerlo todo en casa», dijo Zhao. Su madre, arquitecta, trabajaba estos días en el apartamento de la familia en un acomodado barrio del centro de Beijing.

 

El martes se detectaron 3.690 vehículos que incumplían la norma de que sólo podían circular los autos con matrícula impar y muchos volvieron a desafiar las prohibiciones el miércoles. Algunas escuelas decidieron abrir pese a la orden de la junta educativa de que permanecieran cerradas hasta el jueves.

Los niveles de polución registrados a mediodía estaban en su mayoría entre 250 y 300 en el índice de calidad de aire de la ciudad, lo que podría apuntar a que las restricciones tenían efecto. La alerta se declaró por una previsión el lunes de que los niveles superarían el 300 durante tres días seguidos.

El índice está muy relacionado con los niveles de las peligrosas micropartículas PM2,5, que al mediodía alcanzaron una concentración de entre 200 y 250 microgramos por metro cúbico en el centro de la ciudad, lo que supone entre 8 y 10 veces el nivel de seguridad recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

 

Una bruma gris envolvía los emblemáticos monumentos de la ciudad, las máscaras para filtrar el aire subían de precio en las tiendas y los comercios de alimentación promocionaban el jugo de pera, un remedio tradicional chino para los pulmones.

AP